02-02-2017

Crónica IndieGentes: Biffy Clyro, 25-Enero-2017 @Sant Jordi Club [Barcelona]

Los escoceses presentaron su nuevo LP en Barcelona a golpe de intensidad. El britrock que abandera el exGallows Frank Carter abrió la noche.

 

Algo del giro pop que empezaron con ONLY REVOLUTIONS (2013, 14TH FLOOR), y que parecen querer afianzar con ELLIPSIS (2016, 14TH FLOOR) ,se pudo catar el pasado miércoles en el barcelonés Sant Jordi Club. Algo, pero no todo. Porque, en su cada vez menos disimulado de convertirse en una mass-band de arenas, aun dejan espacio para la contundencia. Controlada, eso si. Desde la inicial ‘Wolves of time’, que acostumbra a abrir esta nueva gira, se pudo ver que su actual propuesta es una suerte de montaña rusa, donde si te despistas un momento te pierdes un cambio de ritmo, de los valles pop (‘Re-arrange’, ‘Medicine’) con los hermanos Johnston secundando con sus milimétricos coros hipermelódicos a la potente voz de Simon Neil a las pendientes rock (una tremenda ‘Living Is a Problem Because Everything Dies’ del disco que les lanzó a la fama, PUZZLE (2013, 14TH FLOOR), con Neil ya descamisado o  ‘Bubbles’, punto de inflexión del concierto)

 

 

En los dientes de sierra que se han convertidos sus conciertos, pudimos observar que, a diferencia de la última vez que los vimos, en el pasado Mad Cool Festival, el peso de su nuevo larga duración conlleva también una fina línea sin vuelta atrás. En esta, la intensidad, que se diluye en los surcos de sus últimos dos discos en las, cada vez más abundantes, melodías pop de estadio, aun es el plato principal de sus directos propios pero con cada vez más guarnición que amenaza con sepultar el ingrediente principal que los ha hecho grandes. En Madrid, con una hora y ante un público treméndamente ecléctico, salieron a matar sin grandes concesiones, con ELLIPSIS en el horno a punto de salir, pero sin tanto lastre. En su propia gira, ya se permiten otras licencias, como la de, entre los 22 temas de su set, en casi dos horas de show, tocar 8 de sus 11 temas. El resultado deviene en un recorrido irregular a los que intuimos algo que no nos termina de convencer de su último sonido de estudio. Si además faltan gemas como ‘Folding Stars’ (largo tiempo olvidada en su set list) o una mítica ‘The Captain’, que se echó mucho en falta, no acabamos nunca de engancharnos del todo al tempo del concierto.

En la recta final del concierto, solo ‘Machines’ brilló entre un puñado de composiciones de los últimos tiempo, mientras ’Animal Style’, ‘Stingin’ Belle’ (con su bonito aire scottish folk) o ‘Black Chandelier’ mostraron lo que serán los Biffy Clyro del final de la segunda década de este S.XXI: medios tiempos de melodías pop cercano al mainstream con enormes estribillos para el karaoke generalizado. Eso sí, con ese attrezzo de potentísima base rítmica y guitarras afiladas que tanto nos encandila. Por mi que sigan así muchos años. No cambiarán mi vida pero me asegurarán un par de horas de diversión cada vez que se crucen en mi camino.

 

 

(CC) CRÓNICA: Rosa Arias, FOTOS: LIVE NATION / Rosario López (@rosariolopezphoto)

IndieGentes 2017

Our website is protected by DMC Firewall!