25-06-2013

Crónica de Love of Lesbian

Crónica de la fiesta que se marcaron los lesbianos el pasado jueves 20 de junio.

 

Crónica de Love of Lesbian

Hacía semanas que las entradas estaban agotadas, pero dentro del Apolo, a pocos minutos de empezar el concierto, a los habituales de las grandes concentraciones nos daba la sensación de que allí todavía cabían varias decenas de personas. Tampoco se habían programado más conciertos, como sí había ocurrido en la última ocasión que tocaron por aquí, en la Sala Salamandra de Hospitalet durante dos días consecutivos.  Todo parecía indicar que formábamos parte de un grupo de privilegiados que iban a presenciar algo diferente, pero todavía no sabíamos qué.

 

Love of Lesbian salieron puntuales con La Noche Eterna, una especie de promesa que pudieron cumplir al menos durante las dos horas y media siguientes, en las que todo el público dejó claro que no importaba hasta dónde se remontaran en su repertorio, porque se las sabían todas.

 

En uno de los breves monólogos con los que Santi Balmes iba introduciendo cada uno de los temas pudimos descubrir que aquella sensación de estar en un concierto único era algo premeditado por la banda. Love of Lesbian habían querido darnos un homenaje: un concierto sin aglomeraciones, una única sesión musical que pondría a prueba los límites horarios del Apolo para repasar en familia, en casa, entre los fans más habituales, su último disco y algunos de los temas más coreados de los dos anteriores.

 

La set list que pudimos fotografiar de milagro por la bondad de una de las fans que consiguió hacerse con una al final del concierto mostraba 18 canciones, pero se olvidaba, ya para empezar, de algunos hits como Club de Fans de John Boy o Incendios de Nieve, que también sonaron entre las últimas canciones.

 

Santi Balmes y los suyos consiguieron lo que se habían propuesto a partir de una concatenación de temas de aquellos que más que cantar se están gritando, y que pasó desde momentos más íntimos como los de “Allí donde solíamos gritar”, o “Si salimos de esta” a momentos mucho más mediáticos como “Fantástico”, que se convirtió en una especie de himno de la noche y que fue la canción escogida por el público para hacerles volver a salir al escenario después de la pausa para bises.

 

Momentos curiosos hubo unos cuantos. Un hombrecillo al que muchos confundimos – confesémoslo - con un técnico de sonido haciendo una prueba del teclado a deshora resultó ser el gallego Ivan Ferreiro, que se atrevió con “1999” en solitario hasta que Santi Balmes se le sumó para terminarla con el ya habitual cameo a lo Jeanette con el “Por qué te vas?”. Otros momentos que hicieron gala de esa afición de los LOL por los juegos de palabras y las libres asociaciones fueron aquél en que nos hizo cantar un “Como yo ME amo” o cuando el “fantááástico para papa paparapa” se convirtió en un espontáneo “históricooo parapapaparapa” después de que el propio Santi calificara así este concierto del jueves pasado en el Apolo.

 

Un calificativo que normalmente se atribuye a conciertos multitudinarios, conciertos de apertura o cierre de gira, conciertos realizados en un momento histórico de inflexión. No eran estos ninguno de los casos de este concierto, así que suponemos que lo de “histórico” era más bien una manera de dar las gracias, y de decirnos a todos que su plan para tener un pequeño momento en familia (algunos bautizamos como “Señores Balmes” al matrimonio mayor que destacaba en la primera fila del altillo), aquél singular concierto en el que pudieron disfrutar y disfrazarse de pez, de policía, o de Juan de la Cosa, aquella Noche en que la eternidad duró 150 minutos, había salido más que bien.

 

Redacción: Sara Whatever

 

DMC Firewall is a Joomla Security extension!