04-07-2014

Crónica Embassa't 2014 ( Festival Independent del Vallés)

Embassa’t, hay que decirlo más.

Nos habían hablado mucho y bien de este festival de corte íntimo y personal que apuesta sobretodo por la emergencia nacional (la cosa nostra), por eso aparecimos a primerísima hora del viernes, cuando todavía se respiraban los nervios previos de organización y bandas.

El emplazamiento es simplemente perfecto, un parque en el centro de Sabadell, tamaño reducido (nada de caminatas), bien de arboles, anfiteatro (graderío con butacas incluido) y escenario extra para pasar de un espacio a otro en cuestión de segundos, así si. Por otra parte el nivel de asistencia más que aceptable y en general servicios y organización extraordinario. Incluso el paripé habitual de las colegialas estiradas del jagger me pareció entrañable, milagro.

Viernes 27 de Junio

Empezamos calentando motores con Elsa de Alfonso y los prestigio. Llegaba con grandes expectativas con esta nueva banda, que mezcla a diferentes integrantes de Extraperlo y Villarroel. Un par de días antes había estado escuchando en modo loop, gardenias, canción incluida en el Ep que editará CANADA Editorial y que tanto me recuerda a las berbenas de mi pueblo. En general el concierto no decepcionó teniendo en cuenta que deben haber tocado menos que yo cuando salgo a pillar. Problemas técnicos aparte, se marcaron un setlist más que decente acorde con el horario que les tocó (18.00h.) y un marco incomparable, rodeados de flores y ambiente pastoril (se pone tierno).

 

 

A las 18.50, puntualidad británica, Supergegant. Los de Reus presentaban su disco de debut “camina i oblida”. Una nueva aproximación al showgaze, esta vez en catalán, que recuerda por momentos a míticos como My Bloody Valentine o The Jesus & Mary Chain pero que a mi, por proximidad, me llevó sobre todo a Los Planetas. Concierto sólido, controlado y contundente, me fliparon vaya.

Nos fuimos de nuevo al anfiteatro para ver y conocer a la sensación del momento; Desert, un duo chico/chica que no tiene absolutamente nada que envidiarle a Beach House o Cocteau Twins, palabras mayores, al tiempo. El proyecto que integra Cristina Checa y Eli Caballé nos dejó sin palabras desde primera hora con esa especie de electrónica onírica mediterránea (uff) aderezada con la potente pero fresca voz de Cristina, un encanto.

Despedimos la noche con El petit de Cal Eril. Hacía algún un tiempo que les había perdido la pista en directo por eso me sorprendió para bien, muy bien, cuando vi que han incorporado una sección de vientos (yo por una trompeta mato). Bajo esa actitud tan modesta que siempre muestran se esconden grandísimos temas de pop costumbrista y una banda de músicos de primera linea (de mar).


   

 

Sábado 28 de junio

La tercera jornada se presentaba casi igual de jugosa que la anterior por eso repetimos horario de llegada, a sus puestos.

Joana Serrat encandila casi al mismo tiempo que su música. Guitarra en mano, la de Vic nos ofreció todo un recital de intimismo folk con canciones llenas de brillo y oscuridad casi a partes iguales. A diferencia de otras coetáneas como Russian Red o Annie b sweet, Serrat no desprende esa candidez tan cansina, sino que juega con el equilibrio entre emociones contenidas y textos sencillos pero profundos, amor a primera vista.

 

 

Nos quedamos en el anfiteatro para ver a Boreals. Lo de Boreals no lo acabé de entender. Su electrónica atmosférica instrumental es de lo más sugerente y atractiva, muy próxima a la órbita de Mogwai o Explosions in the sky pero el batería, ay el batería. De primeras ya había algo que no cuadraba, ni a nivel estético, ni generacional respecto con el resto de componentes. Ese desfase se hizo aún más patente cuando empezó el concierto. Un desfase de ritmos constante en todos y cada uno de los temas que hicieron deslucir todo el conjunto y que nos dejó con un sabor un poco agridulce. Mi teoría es que el titular estaba de baja, sino por favor, pre-grabad la batería! (enviando a gente al paro, mal nacido).

Sin duda la sorpresa mayúscula de la noche vino de la mano de Oso Leone. Los de Mallorca son de esas bandas que, en directo, multiplican por mil su poder (como Goku en la tercera). Un concierto implecable en forma y color, lleno de momentos mágicos dónde por encima de todo voz brilló la voz irreductible de su vocalista. Que baje foals y lo vea.

Volvemos al escenario grande para disfrutar de La iaia. Simplemente el concierto del festival. Melodías perfectas, coros adictivos, letras pegadizas, y un carisma grupal que te deja con la sonrisa tonta, como en un capítulo de verano azul, que repitan cada verano!.

Para cerrar la velada, el hipotético plato fuerte. Supervivientes de la estela del britpop, Tokio Sex Destruction son veteranos de guerra y se nota en su actitud teatral, tan pasada de moda y de vueltas, y en las tablas que tienen todos los integrantes de la banda, gatos viejos. Aún así nos hicieron disfrutar a base de guitarrazos (teclazados literalmente) y pop/rock de toda la vida, un buen guateque.

Nos vemos.

 

  
 

Fotografía: 

CARLOS FERNANDEZ VISO

http://www.carlosfv.com/

 

 

CC: Andrés Requena  INDIEGENTES 2014 

 

 

DMC Firewall is a Joomla Security extension!