02-11-2014

Crónica IndieGentes: Extremoduro, 01-Nov-2014, @Palau Sant Jordi [Barcelona]

Robe Iniesta y su banda respondieron al llenazo del Palau Sant Jordi con un cierto de alto octanaje que dejo más que satisfecha a su amplia horda de seguidores

 

Al contrario de lo que había insistido la organización, que la puntualidad en el comienzo del concierto sería británica, tuvimos que esperar más de media hora a que entrarán las largas colas del exterior del Palau Sant Jordi para ver "descender" a Robe y los suyos, en un container de estiba (el escenario simulaba el interior de un gran puerto lleno de contenedores). Pero la espera fue más que recompensada con la rotundidad de un concierto excelso, poderoso, fantástico, con un sonido rocoso, dejando a un lado todo artificio y centrándose en el aspecto musical. Un Robe en muy buen estado de forma vocal y físico (sólo faltaría dados los contadísimos conciertos que han dado Extremoduro en la última década) estaba magistralmente secundado por un Iñaki Antón soberbio, que cargó a sus espaldas con el peso rítmico del show, tanto a los teclados como, sobre todo, demostrando su maestría a las 6 cuerdas.

El concierto comenzó con un sonido muy aceptable que tras unos ajustes se convirtió en enorme, llenando casa esquina de un Sant Jordi que, es innegable, tiene una de las mejores acústicas del mundo. Tras una versión instrumental de ‘Extraterrestre’ como inicio, la banda regaló los dos primeros clásicos en forma de ‘Buscando una Luna’ y ‘La vereda de la puerta de atrás’ que nos pusieron a todos la piel de gallina, verdadera historia lírica y musical de las últimas décadas del Rock español. Pero en seguida la banda cambió de registro y se dedicó a revisitar algunos de los larguísimos temas de sus últimos tres LPs, pequeñas óperas rock de 10 minutos como ‘Locura Transitoria’, ‘Dulce introducción al caos’ o un épico ‘Segundo Movimiento: Lo de fuera’, navegando entre la tempestad y la calma, guiados entre el oleaje por el férreo timón del Almirante Antón y siempre guiados por el faro de las viscerales letras de Robe Iniesta.

 

 

Tras un parón, anunciado, de veinte minutos que, no llegamos a decidir si sirven de descanso o enfrían un poco los ánimos, la verdad es que el regreso de la banda fue por todo lo alto, sin concesiones, con ‘Prometeo’ y un ‘Jesucristo García’ en el que se reencarnó Robe y que puso patas arriba un Palau en catarsis. Desde ahí hasta el final, entre algún tema de sí último LP fueron cayendo uno tras otro clásicos de la banda como ‘So payaso’, un emocionante ‘Standby’‘Salir’ convertido en un apoteósico baile-karaoke masivo como pocas veces ha visto el abajo firmante o una brutal interpretación de ‘Puta’ que fue, sin duda, el cenit de un tremendo concierto del que quizás sólo sobraron esos discursos un poco enlatados y poco improvisados, aunque suponemos parte del personaje y un bis un tanto descafeinado –teniendo en cuenta lo vivido hasta ese momento- con ‘El camino de las utopías’ que estuvo tan solo correcta y la versión de los Status Quo ‘Rockin’ all over the world’

El Rey no ha muerto. Viva el rey. Larga vida al rey del Rock Transgresivo

 

 

(CC) CRÓNICA: XandreRL (@xandrerl) ; IndieGentes 2014

DMC Firewall is a Joomla Security extension!