11-09-2017

Crónica IndieGentes: Interpol, 09-Septiembre-2017 @Razzmatazz [BARCELONA]

Con casi media hora de retraso respecto al horario original la banda americana, con el riguroso negro que les caracteriza salió a una Razzmattaz ardiente y expectante de disfrutar de uno de los discos totémicos del rock alternativo del nuevo siglo.


Poco importaba que conociéramos de sobra el guión de lo que iba a ocurrir, en un nombre de gira que era todo un spoiler en si. Desde los primeros acordes de 'Untlited' hasta el, que pensábamos que sería, epílogo de esta primera parte con 'Leif Erikson' el resultado fue tremendamente espectacular e intenso. A pesar de los iniciales problemas con la actualización de la voz, qué no nos dejaron disfrutar al 100% de 'Obstacle 1', el show fue todo un crescendo sónico, de la mano de un casi inexpresivo pero vorazmente carismático Paul Banks, y que alcanzó su cenit con la dupla 'Stella Was a Diver and She Was Always Down' 'Roland' que pusieron patas arriba la sala, con un público, heterodoxo pero fiel, que enloqueció, cantó y bailó como si no hubiera mañana.

De ahí al final de la primera parte, nos regalaron en 'The New' , un alarde de rock progresivo, para lucimiento de la guitarra de Daniel Kessler, y que descubrió, a los más profanos, las inmensas cualidades interpretativas de los americanos. Fue el primer momento en que Banks se decidió a dirigirse a los allí presentes con un muy elogiable castellano y dando paso a un regalo en forma de la cara b 'Specialist' que redondeó una interpretación de TURN ON THE BRIGHT LIGHTS (Matador, 2002) casi perfecta.

 


La sobria, como su expresión musical, pero efectiva puesta en escena a través de un inquietante panel de luces, fue el único artificio de los de New York. Y es que poco más hace falta cuando, como en este caso, lo importante es la música. La guinda la pusieron un puñado de hits de sus otros largos que hizo las delicias de los presentes, para completar una noche en la que la comunión banda público alcanzó sus más altas cotas en el ácido estribillo de 'Slow Hands' de con toda Razmatazz botando a una, como una maquina perfecta, hasta llegar a ese final con la mítica 'Evil' que demostró que lo único que lo hubiera mejorado habría sido otra hora y media de la música de Interpol.

 

(CC) CRÓNICA: XANDRE RL (  @XandreRL ;   XandreRL).

FOTOS: XANDRE RL (  @XandreRL ;   XandreRL) 

 

 

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd