26-12-2016

Crónica IndieGentes: Iván Ferreiro, 22-Diciembre-2016, @Barclaycard Center [Madrid]

El músico nos abrió su CASA (2016, Warner) descubriendo las historias y músicas que se esconden en cada una de sus habitaciones.

 

El esperado concierto del de Val Miñor en la capital, consiguió, prácticamente, llenar el ring del ya difunto Barclaycard Center (esta misma semana, por motivos de patrocinio, ha cambiado a Wizink Center) dejando claro el idilio de Ferreiro con Madrid. Con la emoción a flor de piel esperando vivir un concierto que se antojaba histórico en su carrera, el vigués escogió un repertorio largo y bastante equilibrado, como resumen de su ya extensa singladura, a pesar de lo cual decenas de canciones quedan fuera. Está claro que cada uno tendríamos nuestro set list particular, e intentar ofrecer un reflejo del artista que es en 2016 fue algo que consiguió claramente, a pesar de todo aquello que, cada vez más, echamos de menos.

 

Un comienzo introspectivo con dos de los temas más reconocibles de su nueva etapa, como son ‘Dioses de la distorsión’  y ‘Casa, ahora vivo aquí’, e intercalada de ‘El Bosón de Higgs’  en una simbiosis de sonido y lírica idílica, fue dando paso a un relato musicado de su discografía, que en ese momento se retrotrajo a la época Piratas. La habitual en su set ‘Inerte’ puede que no se encuentre entre los mejores temas del ex-combo vigues, pero se mimetiza a la perfección con el resto del cancioneros. Los flash-backs atrás y adelante en el tiempo ya no dejaron de sucederse, con una bien recibida ‘Toda la verdad’ pero que se quedó huérfana de protagonismo en cuanto las notas de ‘Canciones para el tiempo y la distancia’ inundaron la sala. Preciosa y desgarradora, como siempre. Los arriesgados dientes de sierra en el ritmo del show dieron paso al primer momento bailongo de la fría, en lo climatológico, velada, con ‘Pájaro Azul’, jugando a lo seguro.

 
 
 

La primera gran catarsis tuvo como protagonista a la oscura y maravillosa ‘El viaje de Chihiro’, la cual, sin duda, aguanta perfectamente el paso del tiempo, convirtiéndose en una de las canciones más sólidas y potentes del cancionero de los hermanos Ferreiro. Una de esas que marcan la carrera de un músico. De las que, personalmente, creo que faltan en el salón de Casa (2016, Warner). ‘Todas esas cosas buenas’, ‘La otra mitad’ y ‘Laniakea’, de lejos la mas inspirada, dan una diáfana idea de los derroteros de la nueva propuesta del vigués, en un pomposo y grandilocuente ejercicio de pop barroco de resultado irregular y falto de un hervor. Si hay un momento rockero, y que se antoja en oasis en medio de la nueva vivienda  del ex de Piratas, ese es ‘Dies Irae’, por lo menos en su estrofa, que funciona igual de bien en la voz del Iván más clásico que en la de Bunbury, con Santi Balmes en un papel algo más secundario.

 

'Santadrenalina’, esa joya de cara b piratil, que hace unos años que, afortunadamente, casi nunca falta en su repertorio, es fiel testigo de las maravillas escondidas en la discografía de su banda madre. De vuelta a Casa, ‘Tupolev’, vuelve a irregularizar un poco el ritmo. Canción de lírica bélica y musicalmente menor. ‘Extrema pobreza’ recupera a Iván Ferreiro en su reconocible Korg rojo, ocupando el epicentro mismo del escenario, aunque por poco tiempo, el que tarda en levantarse, en un tema, que si en estudio no destaca, en directo, funciona a la perfección. Igual que ‘El viaje a dondenosabidusientan’, una grata sorpresa en el filtro de las tablas, convirtiéndose en una se esas típicas canciones de la carrera de Iván en solitario, que crecen y crecen, hasta rematar un crescendo marca de la casa, que desemboca en una de esas composiciones por las cuales Ivan y Amaro, Amaro e Iván, tienen un hueco en la historia moderna del pop-rock en castellano. Y es que ‘NYC’ es magia. Magia pura en forma de hit.

 

 
 

En la primera caída de telón, ‘El pensamiento circular’ supone un momento de conexión con el público a través de, quizás, el punto alto de su nuevo largo duración, y momento, con su envolvente cadencia, de llevarnos al break, con un Iván, siempre verborreico, que en esta ocasión se mostró bastante parco en palabras.

 

La vuelta, para el primer bis, se produjo a golpe de crooner, pegado al piano, algo habitual en el imaginario bis en vivo del gallego. Y esta vez con otra de sus nuevas composiciones, ese cuasi tango del SXXI que es 'Farsante', y que reconozcámoslo, quedó intensa. Emocionante.

 

Quizás el abajo firmante no sería capaz de ubicar a ‘Espectáculo’ entre las mejores canciones de Ferreiro, pero, como dijo el mismo, fue la primera canción que compuso tras su ruptura con Piratas, y uno aún se retuerce en escalofríos, recordando aquella lejana madrugada (aquellas de irc e insomnio) en que la recibió como prueba de una nueva singladura. Especial.

 

Las canciones con más de una década de existencia continuaron en la noche madrileña. El quizás más radiado single de Los Piratas, la recuperable ‘Años 80’, hace años que es fija en la memoria colectiva de los conciertos de Iván y supuso el karaoke colectivo de la noche. Certera.

 

Aunque la banda pareció disfrutarla, ‘Los restos del amor’ estaba quedando algo sosa, siendo, quizás, una elección equivocada a estas alturas de la actuación. Y pasó desapercibida hasta la aparición estelar de Martín Perarnau de Mucho, que, muy a gusto en las tablas, se quedó al teclado para interpretar ese gran hit ya consolidado que es ‘Como conocí a vuestra madre’, haciendo las delicia de los asistentes. Efectiva

 
 
 

En este momento llegó el segundo parón, y con él su segunda vuelta, también, como no, al piano. Esta vez la elegida fue ‘Río Alquitrán’ pero el resultado fue mucho menos satisfactorio que en la anterior ocasión, debido a la cadencia monótona del tema. Menos mal que, en un positivo y sorprendente giro, decidieron librarnos de la segunda y tediosa parte para regalarnos ‘S.P.N.B.’, esa maravillosa ranchera de Amaro Ferreiro y nunca suficientemente reivindicada.

 

Una sorprendente base techno precedió al coreadísimo clásico de la música pop española que desde hace años es ‘Promesas que no valen nada’ de Piratas, en un experimento que, hay que reconocerlo, estaba funcionando a la perfección hasta una salida de tono brutal, quizás debido a un problema de monitores, y que, verso a verso, incluso estrofa a estrofa, duró lo que pareció una eternidad. En un intento de recuperar la escala correcta, Iván se apoyó en el sonido de la acústica para enlazar con el final habitual de ‘Insurrección’.

 

Estaba claro que era el momento Piratas que el público más veterano esperaba, y una sobrecogedora ‘El equilibrio es imposible’ remontó hasta el clímax, mientras se superaban holgadamente las dos horas de concierto, donde Iván, bastante más locuaz en los bises, una vez desaparecidos los nervios inherentes al especial show, agradeció al respetable por el que sabía que era su concierto más multitudinario y puso al Ring del Arena a bailar con ‘El Dormilón’.

 

El habitual broche final de ‘Tournedo’, salpicado con unas estrofas de la deliciosa ‘Decinueve’ de Maga, no fue más que la guinda a casi dos horas y media de recorrido musical y vital en la carrera y existencia humana del de Vigo y donde si una cosa quedó clara es que su hermano Amaro se ha convertido en la mano derecha. Y no solo en la composición si no también en el escenario. Falkner es la sala de máquinas y Saiz el virtuosismo barroco a las 6 cuerdas, pero su hermano pequeño es una extensión de sí mismo que hace que se comprenda mejor el resultado final.

 

En, quizás, el concierto más esperado de la carrera en solitario del vigués, podemos decir que no enseñó nada que no conociéramos con anterioridad: un puñado de grandes canciones, publico de dos generaciones entregado, banda perfectamente engrasada, con el añadido de unas nuevas composiciones que se saltearon de manera irregular en su repertorio. Nos gustaría pensar que el momento culminante de su carrera en solitario aún está por llegar.

 

 

 

SET LIST

Dioses de la distorsión
El Bosón de Higgs
Casa, ahora vivo aquí
Inerte
Toda la verdad
Canciones para el tiempo y la distanciaÇ
Pájaro azul
El viaje de Chihiro
Todas esas cosas buenas
La otra mitad
Laniakea
Dies irae
Santadrenalina
Tupolev
Extrema pobreza
El viaje a dondenosabidusientan
Nyc
El pensamiento circular

 

Farsante
Espectáculo
Años 80
Los restos del amor
Como conocí a vuestra madre

 

Rio Alquitrán
S.P.N.B.
Promesas que no valen nada
El equilibrio es imposible
El dormilón
Tournedo (Diecinueve)

 

GALERIA FOTOGRÁFICA:

 

2016 11 DICIEMBRE Ocean Colour Scene @Apolo

 

 

(CC) CRÓNICA y FOTOS: XANDRE RL (  @XandreRL ;   XandreRL). IndieGentes 2016

 

 

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd