09-03-2014

La psicodelia rural del Petit de Cal Eril florece en la ciudad

Concierto del Petit de Cal Eril (Casino de L’aliança de Poble Nou Barcelona)

 

 

La psicodelia rural del Petit de Cal Eril florece en la ciudad

 

La gente iba buscando su asiento con los abrigos doblados sobre el brazo, y entre el ir y venir a través de las filas de asientos y la edad de algunos asistentes, nadie diría que se trataba de un concierto, sino más bien de una obra de teatro. También ayuda el hecho de que el Casino de l’Aliança del Poble Nou sea realmente un viejo teatro, un escenario acogedor para una velada que se presentaba entrañable. Y así fue, el Petit no defraudó.

Mientras el público se iba acomodando a las butacas, el joven cantante de Lleida, Dofí Malalt, armado solo de una guitarra, nos lanzó, literalmente, desde un balconcillo del teatro, algunas canciones para amenizar la espera. Ojo con la trayectoria del lleidatà que ha firmado por K Records de Washington para grabar dos discos y realizar una gira por Estados Unidos.

 

 

No tardaron en subir a escena El Petit de Cal Eril y su sequito, recibidos con júbilo por un público que estaba ya entregado. A pesar de eso, el inicio del concierto fue tibió y un tanto cohibido. Suponemos que el empaque de la sala imponía un cierto respeto, y les costó un  buen rato superar la barrera escénica y dejarse llevar. Pero una vez superado este trance, la comunicación con el público comenzó a fluir a raudales, y el Petit mostró su talento tanto para compartir, como para hacer transmitir emociones al espectador. Y es que el disco que presenta, LA FIGURA DEL BUIT (Bankrobber, 2013), es un material altamente sensible, lleno de psicodélicas digresiones jazz y dulces juegos vocales. Ya lo hemos dicho alguna otra vez, y no nos cansaremos de decirlo, nos parece uno de los mejores discos de pop en catalán del año pasado.

 

 

Para este concierto Joan Pons, el Petit, se había hecho rodear de una gran formación, que integraba una sección de vientos y un nuevo guitarrista, además de su cuarteto habitual. Abrió el recital con ‘Amb tot’, canción que inaugura también el propio disco de LA FIGURA DEL BUIT. Es un tema que va en progresión desde un inicio suave a un final épico de arreglos soul, una buena manera de iniciar el repertorio. Continuó con varios temas del disco, bien escogidos para mantener el nivel de energía ‘Com un plom’, ‘La perla’, o ‘Gribi bestial’. Las  canciones sonaban bien y el trabajo de la banda era impecable, los músicos cumplían a rajatabla con todos los matices de la multitud de arreglos de las composiciones del Petit, pero el espectáculo no acababa de tener toda la intensidad que prometían las mismas canciones. Joan Pons se esforzaba, pero se le veía un tanto intimidado. Tampoco ayudaba la ecualización de la voz, que quedaba muy detrás del resto de sonido y que, muchas veces, hacía ininteligible el cantar de Joan; algo que, por desgracia, suele ser habitual en muchos conciertos.

No fue hasta que tocaron el éxito primigenio del cantante, ‘Sargantanes al Sol’, que el Petit por fin se congratuló con el público y comenzó a soltarse. A partir de aquí todo salió a pedir de boca, las canciones se sucedían una tras de otra ante el júbilo de los presentes, y Joan, cada vez más entregado, se explayaba con divertidos comentarios entre canción y canción. Es entonces cuando, a nuestro parecer, se mostró lo mejor del cantante de Lleida, los juegos de intensidad entre vacíos vocales y arremetidas jazzeras, entre la fuerza y la tensión de algunas baterías sincopadas y melodías dulces de pop; entre los quiebros hacia improvisaciones disonantes y la vuelta a la armonía; en definitiva el arte de combinar unas canciones eminentemente folk-popcon elementos mucho más complejos, y lograr que suene fresco y armónico. Así acometió el resto del repertorio del cual nos encantó ‘La figura del buit’ o ‘Ei! Sents com refila l’òliba’.

 

 

Hubo un intermedio acústico, para mayor gloria del propio Joan Pons, que salió el sólo con su guitarra a tocar tres canciones entre el público, en medio del patio de butacas. Con el público ya rendido, finalizo el recital con dos temas más sobre el escenario y con toda la banda acompañándole, el ya comentado ‘Ei! Sents com refila l’òliba’ y una relectura de ’Particules de deu’. Buen sabor de boca para los asistentes y otro buen concierto en la carrera del Petit, le costó, pero como decíamos, al final no defraudó.

 

MULTIMEDIA:

- El Dofi Malalt hizo su actuación como telonero de una manera muy especial

 

- En un comienzo de BIS muy especial, Joan Pons, se situó entre el público, en el patio de butacas, regalándonos unos momentos muy divertido y especiales

 

 

- Galería Fotográfica en Alta Resolución

 

 

 

(CC) CRÓNICA: ANGEL ESTÉVEZ; FOTOS: ALEX RODRÍGUEZ INDIEGENTES 2013

 

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd