13-04-2014

La Habitación Roja. Valencia, 29 de Marzo de 2014. Sala Noise

La banda levantina eligió su tierra para arrancar la gira de presentación de su 9º disco,  LA MONEDA EN EL AIRE (Mushroom Pillow, 2014)

 

 

La Habitación Roja. Valencia, 29 de Marzo de 2014. Sala Noise

 

 

 

A pesar del mal tiempo que había hecho durante todo el día y el frío, incómodo invitado en estas fechas, y sobre todo en Valencia, la ciudad del buen tiempo, el lleno fue  absoluto en la Sala Noise, para acompañar al grupo de L’Eliana, en el primer de los muchos conciertos que tienen previstos para mostrar su último trabajo LA MONEDA EN EL AIRE. Para esta ocasión los valencianos se hicieron acompañar de Neutra, una joven formación catalana que fue una grata sorpresa para el respetable, ya que su nombre no aparecía en el cartel, e hizo la espera bastante más amena con su contundente directo, aderezado con unas atronadoras distorsiones, sumadas a un sonido sesentero, pero con un aire bastante actual. Era su primera actuación en Valencia, y aprovecharon para tocar temas de su EP, LABIOS DE MERCURIO (Neutra Música, 2013), donde demostraron que son una formación JASP (joven aunque sobradamente preparada).

 

 

Tras un breve intermedio, justo para el colocar y probar los instrumentos, las luces se apagaron,  dejando ver la iluminación, que dotaba al escenario de un ambiente cinematográfico, y mientras sonaba “Are you lonesome tonight?” de Elvis, aparecieron Jorge, Pau, Marc, Jose y Jordi. Con un breve saludo, se pusieron manos a la obra. Sonaron los primeros acordes de “La moneda en el aire”, primer single del álbum,  momento en el que el público empezó a bailar y a cantar como si no hubiera un mañana. Había ganas de LHR y se notaba; mientras tanto Jorge Martí, vocalista, con una sonrisa de oreja a oreja, no podía disimular su alegría al comprobar que los allí presentes se sabían la letra del tema en cuestión. Con un sonido excepcional, y sin apenas pausa, sonó “Siberia”, seguida de Dónde no exista el miedo” , “Van a por nosotros”  y “Quedas tú”, dedicada a los niños y a los jóvenes, porque como dice la primera estrofa, “esta es la llama que prenderá”.  Tras un rápido cambio/ intercambio de instrumentos, Pau se puso en el teclado, y Jordi ocupó el sitio del primero, presentaron “Si tú te vas (Magnífica desolación)”, manifestando la curiosidad que tenían por ver como sonaría en directo.

 

 

No podían disimular la emoción que les daba  estar tocando en su tierra, con un público entregadísimo, situación que Jorge resumió con “Açò es mel de romer”, frase típica valenciana, que en resumidas cuentas viene a decir que todo está perfecto, intercalando algún “¡¡¡Visca València!!!”, que era contestado  por ovaciones y aplausos. Parecían niños con zapatos nuevos.

 

El concierto proseguía, con un público rendido a los pies de la banda (sobre todo en las primeras filas), y mientras que el sintetizador  daba algún problema que otro, cosas del directo, continuaron con la romántica “La Segunda Oportunidad”, seguida de “La Casa en Silencio”, muy crítica con las injusticias, “El Eje del Mal”, momento en el que la sala vibró, “Indestructibles”, dónde el vocalista se apartó del micro para oír a la concurrencia, que se desgañitaba cantando el estribillo, “Voy a hacerte recordar”, canción que Jorge aprovechó para dedicársela a los amigos que están ahí desde el  primer concierto, concluyendo con “De Cine”, una de las canciones más fresquitas y bailables del disco, que dio paso a un pequeño descanso.

 

 

 

El bis comenzó fuerte con “El Resplandor”, “Carlos y Esther”,  fiel fotografía de la situación de muchas familias actualmente, “La noche se vuelve a encender”, aclamada y vitoreada, tras la cual, Jorge recordó que en el próximo año, la banda cumplirá 20 años, casi nada,  ya que publicaron su primera maqueta en Marzo de 1995. El final se iba acercando, pero aún quedaban algunas balas en la recámara, como “Cajas Tristes”, “Mi Habitación” y “Ayer”, haciendo que se desatara la locura, ya que la sala parecía que se iba a caer, gracias a los saltos y a la distorsión de las guitarras. Concluyeron con “A dos metros bajo tierra”, venida al pelo, ya que nos viene a decir que nada es eterno y que todo tiene un final, y con un contundente: “Valencia, nunca nos falláis”, se despidieron en el que será el primero de una larga y apretada lista de conciertos, en la que les deseamos la mayor de las suertes.

Muy buen sabor de boca el que nos dejó un gran concierto, demostrando que son uno de los grupos con más solera del indie pop patrio, y que le vaticina una gran gira.

Da igual si la moneda da cara o cruz; La Habitación Roja siempre son una apuesta segura.

 

                                                                                 

 

 

 

 

(CC) CRÓNICA Y FOTOS: Carol Moral (@CarolMoralC) INDIEGENTES 2014

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd