23-12-2019

Crónica IndieGentes: EL PETIT DE CAL ERIL I FERRAN PALAU , 20-Diciembre-2019 @Sala Apolo [BCN]

“¿Quién actúa esta noche?” Se preguntaban estupefactos algunos transeúntes al ver la larguísima cola que inundaba Nou de la Rambla y giraba por Avenida Paralelo enroscándose sobre sí misma cual serpiente sedienta de buena música.

 

El responsable de tamaña expectación no era un grupo de renombre internacional sino el binomio formado por Ferran Palau i El Petit de Cal Eril, que en poco tiempo han amasado una ingente legión de fans, como pudimos comprobar el pasado viernes 20 de diciembre en la Sala principal de Apolo, llena hasta la bandera.

Abrió el concierto el que fuera miembro fundador del grupo Anímic, haciendo gala de una vaporosa atmosfera de densos graves envuelta por suaves y sencillas melodías hipnóticas donde su voz sugerente brillaba acompañada de Jordi Matas a la guitarra y teclado, del bajo de Dani Comas y la batería de Joan Pons (El Petit de Cal Eril) .

El artista hizo un repaso a su último trabajo KEVIN (Hidden Track Records, 2019), su cuarto disco en solitario, el cual alternó con canciones de su anterior y aclamado disco BLANC (Halley Records, 2018), como la magnífica “Sera un abisme” que sus seguidores corearon casi de cabo a rabo. Destacaron también otras joyitas como “Amen”, la delicada y susurrante “Que será de mi” y la magnífica “El meu lament”  del disco SANTA FERIDA BLANC (Halley Records, 2018), canción emblemática de Palau que cerró el concierto.  En definitiva, un recital de canciones minimalistas, sugerentes y llenas de sensualidad que transportaron al público a un estado casi lisérgico y zen.

Está claro que Ferrán ha encontrado su camino, su propio lenguaje, pero a la vez, tiene la grandeza de recordar a muchas otras canciones en un espectro amplio que puede ir des de Chris Isaak  en el comienzo de “Flor espinada” , Karma Police en “Tornar a començar” o incluso el archiconocido riff de Orinoco Flow de Enya en “La Daga”.

Después de un breve descanso, se abrió paso el universo psicodélico y cósmico del Petit de Cal Eril, presentando su disco ENERGIA FOSCA (Bankrobber ,2019) acompañado también de canciones de sus anteriores trabajos como LA FORÇA (Bankrobber ,2016) y el celebrado (Bankrobber ,2018).

El público se concentró en el centro de la sala arropando de nuevo la salida al escenario de Joan Pons (guitarra y voz), Jordi Matas (guitarra y teclado), Dani Comas (bajo y teclado), esta vez acompañados también por Artur Tort (sintetizadores) e Ildefons Alonso (batería), todos ellos ataviados con sus monos espaciales grises como viene siendo costumbre en esta gira.

Recogiendo el guante de su compañero y amigo Ferran, El Petit de Cal Eril inició el concierto con la también hipnótica y onírica sonoridad de “Soc dins dels nuvols” pero tras varios temas desenfundó su Gibson SG, lo que hizo presagiar un cambio de sonoridad. Y efectivamente así fue; el ritmo de la caja y las melodías de guitarras de repente, envolvieron la sala Apolo con los acordes armónicos y sexys de “Jo soc una ombra” y “Ets una idea”.

También fueron dignas de mención “Sents el sol” con su ritmo asincopado, “Sento” (imposible no mover los hombros y la cabeza con ese flow) y otros himnos clásicos ya, como “Ei! Sents com refila l’oliba!”, y la maravillosa “Amb tot” que acabó con los consabidos coros “hooligan” aupado por un crescendo con voluntad de éxtasis sónico.

Para ir acabando “Som transparents” con un solo de guitarra extraordinario seguida de “Cendres” que cerró de forma magistral, un concierto redondo de pop metafísico, con esa tonada final enrevesada que, como todas las canciones de Joan, nos hacen pensar y preguntarnos qué somos realmente: “Sou el que nosaltres érem! Sereu el que nosaltres som!”.

Es la magia de la buena música y de los grandes conciertos, en los que te sumerges y mirando a tu alrededor te das cuenta que en realidad todos esos desconocidos y tú tenéis más en común de lo que crees. Y es que como dijo bromeando El Petit al inicio de su concierto: “En el fons Ferran i jo som la mateixa persona”. No sé si son la misma persona (quizás todos lo seamos), pero lo cierto es que el binomio Petit-Ferran ha vuelto a demostrar que funciona a la perfección como una simbiosis de la naturaleza.

Esperamos poder volver a disfrutarlos muy pronto.

 

CC) CRÓNICA: JESUS PEREZ, FOTOS: FELIX VIGIL, INDIEGENTES 2019

DMC Firewall is a Joomla Security extension!