31-01-2019

Crónica IndieGentes: Gala Premio Ruido, 30-Enero-2019 @Teatro Barceló [MADRID]

Es época de premios cinematográficos y, cómo no, también de premios musicales. Anoche fue el turno del Premio Ruido al mejor álbum musical producido en España, galardón creado por los Periodistas Asociados de Música (PAM) en 2015 y que se otorgó por primera vez en enero de 2016.

 

Si en los años anteriores el premio fue a parar a Niño de Elche (2015), Triangulo de Amor Bizarro (2016) y Rosalía (2017), en esta ocasión en la lista de nominados se repetían dos de los nombres ya premiados en otras ocasiones y una batería de grupos y solistas tanto consagrados como emergentes, que dejaban ver algo de la variedad dentro de las propuestas musicales patrias.

La lista completa de nominados estaba formada por: Belako por “Render me numb, trivial violence”, Christina Rosenvinge por “Un hombre rubio”, La Habitación Roja por “Memoria”, La Plata por “Desorden”, Morgan por “Air”, Nacho Vegas por “Violética”, Niño de Elche por “Antología del cante flamenco heterodoxo”, Putochinomaricón por “Corazón de cerdo con ginseng al vapor”, Rosalía por “El mal querer”, Rufus T. Firefly por “Loto”, Toundra por “Vortex” y Zahara por “Astronauta”.

 

 

Tras la presentación de rigor, la gala comenzó con la actuación de La Plata, uno de los grupos más jóvenes de todos los nominados, dejando constancia de por qué merecían estar allí. A continuación subieron al escenario Belako, con su mezcla de sobriedad y contundencia que ya han paseado por gran parte del mundo. Los siguientes en tocar fueron La Habitación Roja que, aunque los descubrí tarde, volví a disfrutar de su música como en tantos otros conciertos y festivales. El presentador de la gala aprovechó para mencionar el documental sobre su vocalista, al igual que mencionó otros méritos artísticos y datos del resto de bandas durante sus intervenciones.

 

 

Todo esto antes de la irrupción de Putochinomaricón que, si fuese por la revolución causada en la sala, hubiera sido el claro vencedor. Pura diversión gracias al espectáculo que es él en sí mismo, y que tras una aparente frivolidad esconde mucho mensaje. En las Antípodas musicales se encuentra Morgan, grupo que tomó el relevo en el escenario y que más he escuchado recientemente en directo. Sé de primera tinta que sus temas en español e inglés y su mezcla de estilos se ganaron como mínimo una nueva fan entre los asistentes.

 

 

La última actuación corrió a cargo de Rufus T. Firefly, que nos ofrecieron una de las pocas oportunidades que quedan para disfrutar en directo de su psicodelia o eso dejaron entrever en sus redes sociales cuando anunciaron su próximo concierto en La Riviera. Y fue la última por la ausencia de Zahara por motivos de salud que, aunque ya se encuentra bastante recuperada, no lo suficiente como para poder actuar ayer.

Este fue uno de los mayores contratiempos de la velada, junto con algunos problemas técnicos que afectaron a las bandas y la pequeña decepción que supuso oír solo dos canciones de cada uno de los nominados que subieron al escenario, en vez de las tres que originariamente se habían publicado.

 

 

Para finalizar, solo faltaba anunciar al ganador/a la ganadora del premio que nos había reunido en el Teatro Barceló y por segundo año consecutivo fue Rosalía, esta vez por “El mal querer”, el álbum que está arrasando a nivel nacional e internacional. La decisión fue recibida con sentimientos encontrados entre el público, ya que es innegable la relevancia y repercusión de este disco, pero por la trayectoria de este premio creo que el respetable esperaba una decisión más valiente y menos evidente.

 

 

TODAS LAS FOTOS EN:

https://www.flickr.com/photos/indiegentespop/albums/72157705596038711

 

 

CRÓNICA y FOTOS: Michael Sanz Ahrens

Indiegentes 2019 

DMC Firewall is a Joomla Security extension!