12-12-2013

SPARKSTACULAR!! (Sparks en Barcelona),

Crónica del concierto de la mítica banda norteamericana Sparks celebrado en la Sala Razzmatazz 2 de Barcelona que registró un Sold-Out

 

 

SPARKSTACULAR!! (Sparks en Barcelona)

 

Ni a los propios Sparks les entra en la cabeza que después de una carrera de 40 años como la suya, esta sea su primera visita a España fuera de un Festival pero al fin, el grupo de culto norteamericano actuaba ante su pequeña legión de fieles en nuestro país gracias a la excelente y acertadísima programación que la Sala Razzmatazz lleva realizando estos últimos meses coincidiendo con su decimotercer aniversario.

Los hermanos Mael llegaban con su directo (a dos manos y una boca) para repasar cuatro décadas de música pop, de experimentación, de jugueteos con la electrónica, con el rock, con el glam,… Con la cabeza bien alta, con el orgullo de haber sido “padres de casi todo” pero con la humildad y cercanía de unos recién llegados, con la absoluta tranquilidad de no haberse traicionado jamás a lo largo de toda su carrera y con ganas sobre todo de disfrutar y de rendir cuentas ante un público deseoso de ellos.

Desnudos, sin más artificios que un teclado y una voz, estos alquimistas de la modernidad presentaron su show, con un set-list plagado de grandes éxitos y una puesta en escena que algo de cabaret decadente tiene, de “vodevil electrónico”, de “miedo a la muerte estilo Imperio”. Comenzaba su espectáculo de lentejuela y vocoder, de sutil mueca melodramática, la noche no había hecho nada más que empezar.

Con la pose estática característica y ese “rigor mortis” en el inquietante rostro de Ron y los jugueteos vocales de su hermano Rusell, que derrochaba glamour, presencia y sofisticación en el escenario, fueron poco a poco fascinando a un público ya de por si entregado que según iba avanzando el espectáculo se iba dejando atrapar por este electro-dúo existencialista. Ante nosotros teníamos al imborrable icono pop que está en el subconsciente colectivo, los Sparks, con su “teclista telequinético” de extravagante look hitleriano y su cantante de opereta sintética alborotando a su alrededor, los de carne y hueso, con su repertorio marciano interpretado a calzón quitado.

 

 

Durante su actuación anunciaron con ilusión el estreno en el próximo Festival de Cine de Cannes de su musical dedicado a Ingmar Bergman y repasaron también un par de temas del mismo, de ese delirio creado en relación a la figura del cineasta sueco que lleva el título de ‘The seducción of Igmar Bergman’ y del que el próximo año podremos disfrutar en su versión cinematográfica. Su efectiva puesta en escena fue guiando a sus fans, con una “teatralidad emotiva que fue in crescendo”, hacia la consecuente ovación del respetable que se alargó durante minutos.

Con los bises desplegaron toda su magia y el sonido de piano pasó ser a un sonido más sintético para ejecutar sus temas más bailables y electrónicos en una versión desdibujada, abocetada de los mismos creando un auténtico tejido de felicidad que envolvía la sala. Y con esa sensación terminó la velada, con la sonrisa en la boca que deja el recuerdo del siempre mítico baile final de Ron y con la certeza de haber visto a un grupo celestial. Y es que si hay un hit parade en el cielo, está claro que ‘The Song Number One In Heaven’ es suya desde hace cuatro décadas.

 

(CC) CRÓNICA:  VICTOR VERRIER (@VerrierVictor) 2013

FOTO: XAVI MARTÍNEZ (Rock on)

 

 

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd