12-03-2014

Toundra llenan dos noches seguidas Moby Dick, Madrid

El post-rock de los madrileños colgó el carter de "NO HAY ENTRADAS" durante dos días consecutivos

 

Toundra llenan dos noches seguidas Moby Dick, Madrid

 

Hacía un año que Toundra no tocaba en su ciudad natal, y había hambre. Dos fechas consecutivas (28 de Febrero y 1 de Marzo) en la sala Moby Dick. Dos llenos absolutos. Agotadas las entradas a los pocos días de salir a la venta, era necesario mendigar para conseguir una. En la Capital estábamos famélicos. 

El año pasado hubo importantes cambios en el cuarteto madrileño. Por una lado la firma con el sello discográfico Century Media/Superball suponía una apuesta fuerte por la calidad musical del grupo, además de una proyección internacional, que para una banda únicamente instrumental, supone una notable ventaja. El otro punto clave fue la sustitución de uno de los guitarristas, Víctor García-Tapia, que abandonó la formación a mediados del año pasado. El recambio para el engranaje sinfónico, pieza vital de la ingeniería rock, era responsabilidad de Macón, guitarrista de grupos como Adrift y El Páramo.Tuvieron la oportunidad de ajustar y ensamblarse perfectamente durante una gira postveraniega que les llevó por Ucrania, Rusia, Luxemburgo y Holanda. Era hora de jugar en casa. 

 

Dos noches frías, grises y húmedas. Un público mayoritariamente masculino y prácticamente en su totalidad, barbado, llenaron la sala hasta el palo mayor. Los escuderos encargados de calentar el ambiente fueron El Páramo(viernes) y Giganto (sábado), ambas bandas emergentes y de calidad que siguen la punta de flecha post-rock de Toundra. La sopa estaba servida.

Los estómagos musicales apenas tuvieron un ligero alivio hasta la entrada de Toundra en escena. El menú fue el mismo para ambos días. Comenzaron con los tres primeros temas de su segundo disco II (2010, Aloud Music): Tchod, Magreb y Zanzibar. La gente los devoró con movimientos de cabeza y sin el abuso de móviles, algo inaudito en la escena del directo actual. Con Ara Caeli llegaron al meridiano del concierto, donde presentaron uno de sus temas nuevos - Strelka - cuyo origen es el apellido de un amigo que les acompañó en su reciente gira rusa.

Metidos en medio de la mermelada sónica cayeron Marte, Bizancio y Medusa, esta última especialmente sabrosa en directo. Se acercaba el final del concierto y abrieron fuego con el armamento pesado, Espirita y Cielo Negro,las joyas de su disco III (2012, Aloud Music)que consiguieron que todo el mundo se electrizara y gruñera satisfecha.

 

Tras un breve descanso, y a modo de postre, el bis fue otro de sus temas nuevos (sin bautizar aún) que conformarán el futuro cuarto álbum de la banda IV (2014?, Astoria) que empezarán a grabar en verano. Durante hora y media mostraron lo mejor de su cocina. Nos alimentaron con potencia, contundencia y electricidad. Pero al acabar el concierto, independientemente de haber asistido a uno o ambos, uno se queda con la angustia de algo más. De una sed insatisfecha. No es gula, es necesidad.

 

GALERIA FOTOGRÁFICA COMPLETA ►►► http://on.fb.me/1nRMucJ

 

(CC) CRÓNICA Y FOTOS: RAUL PRUDENCIO - IndieGentes MADRID, 2014

DMC Firewall is a Joomla Security extension!