06-06-2013

Turistas (Sightseers)

Mañana viernes 7 de junio se estrena (en muy pocos y selectos cines) Turistas (Sightseers), una producción británica independiente que no se olvida fácilmente.

 

Sometimes I feel I've got to (clap, clap) Run away I've got to (clap, clap)...
¿Quién me iba a decir a mí que estaría en un patio de butacas en pleno Festival de Cine de Sitges cantando Tainted Love a coro con el resto de espectadores de la sala El Retiro?

 

 

Octubre de 2012. Yo me había comprado, junto a cuatro amigos, una entrada para una maratón sorpresa de cinco películas. No tenía ni idea de lo que me esperaba en el marco del festival de cine fantástico por antonomasia. Me podía esperar cualquier cosa, pero de una cosa estaba segura: Iba a ver chorros de sangre.

La sesión enfermiza, solo apta para yonkis del cine, empezó con "algo" lituano demasiado difícil de describir. Tal vez fue porque había dormido poco la noche anterior, pero "Vanishing Waves" (Aurora) no me entró muy bien y, además, de chorros de sangre, nada de nada. Empezaba a pensar que a la siguiente me echaría una cabezadita.

Pero la mano inesperada de Elijah Wood atravesando de abajo a arriba el rostro de una chica con un cuchillo de palmo y medio me despertó de golpe. Era el turno de "Maniac". ¡Ahora sí! ¿No querías sangre? ¡Pues toma perturbado mental con mirada al infinito (la misma de siempre)! No era una gran peli, pero los presentes nos reímos un rato.

Empezó a sonar Soft Cell. Nadie lo dudó. Era hora de cantar. Ninguno de mis amigos se enteró del título de la película, estaban demasiado ocupados coreando el hit a pleno pulmón. Los créditos iniciales ya habían cesado, las voces fueron apagándose y empezamos a meternos en la historia de Tina, una mujer entrada en edad que todavía vive con su controladora madre y su adorado Poppy que la tiene inquietantemente obsesionada. Una mujer soltera, introvertida, hogareña y, ¡Qué caray! Una mojigata.

Un día consigue encontrar a Chris, un hombre que le corresponde. Les invade la felicidad y la pasión y deciden, sin la aprobación de la madre, claro está, emprender un viaje romántico en roulotte.

Todo va sobre ruedas (nunca mejor dicho) hasta que a Chris parece molestarle que la gente tire papeles al suelo y cree que merece morir atropellada. Un WTF? generalizado entre el público, ¿Qué estamos viendo? ¡Cómo mola!

Ya nadie miró la hora, nadie tenía hambre y nadie notaba lo cuadrado que tenía el culo tras cuatro horas de maratón. Esa pareja de turistas nos abdujo llevándonos de viaje por la campiña inglesa hasta el (acertadísimo) final.

¿Os ha ocurrido alguna vez que no sabéis si reíros porque el resto del público está en silencio y poco a poco la gente empieza a entender que sí se puede reír? Pues con Turistas pasa. Su humor es de un negro tan azabache que roza el surrealismo. Pero tranquilos, podréis acabar soltando carcajadas, podréis incluso aplaudir con cada muerte y animar a la pareja para atropellar a una víctima más. Todo muy bizarro pero desternillantemente entretenido.

Ben Wheatley (Kill List) cuenta con el mejor de los repartos. Sabe que todo se sustenta en ellos: Steve Oram y Alice Lowe. Desconocidos. Quizás ese sea el secreto. No me imagino a Julia Roberts y Richard Gere cometiendo asesinatos por amor con la misma frialdad... De hecho, el mismo Festival Internacional de Cinema de Sitges le otorgó a la protagonista el premio a mejor actriz, a parte del de mejor guión que, curiosamente, es de los dos actores principales.

Esta cinta de 89 minutos de duración ha tardado ocho meses en llegar a las salas de nuestro país. Pero al menos ha llegado, no como sus compañeras de festival. ¡Todo un logro!

No lo dudéis. La mezcla de humor británico, buena selección musical y ropa interior de punto rosa hacen de Sightseers una propuesta original, hilarante y altamente recomendable. Un MUST en toda regla. Y atentos porque, si os gusta ésta, el director nos tiene preparada otra sorpresa para este año: A field in England.

Ahí va la banda sonora de Turistas:

 

¡Por cierto! Después vi dos pelis más, "Grabbers" y "John dies at the end", una de monstruos marinos que invaden un pueblecito irlandés y otra de drogas para viajar al futuro. No estuvieron nada mal, nos echamos unas cuantas risas más los ratos que conseguíamos mantenernos despiertos.

 

"Turistas (Sightseers)" por Clara IG

 

 

Our website is protected by DMC Firewall!