02-01-2019

(Multi)Crónica IndieGentes: Vetusta Morla, 30-Diciembre-2018 @Winzink [MADRID]

Noche especial e  inolvidable para terminar un año glorioso en la carrera de los de Tres Cantos, recordando el #ElDiscoQueCambióNuestrasVidas. Una mirada al pasado, al presente y al futuro que hizo enloquecer al público que abarrotó el coliseo madrileño. Así lo vieron nuestros redactores

 

Si hay algo que, desde el principio, hizo diferente a Vetusta Morla, fue su cercanía. Conocerlos, conocer a El Indio, a Álvaro, a Jorge, a Guille, a Juanma y a Pucho, era entrar en una familia, era tener esos amigos que ves muy de vez en cuando, pero que nunca cambian.

El disco que cambió nuestras vidas fue una colección de canciones que muchos habíamos tenido la suerte de ver nacer, de ver crecer, de compartir, e incluso de darles nombre (recuerdo un concierto en el que votamos el nombre para 'Sálvese quien pueda', aunque mi opción preferida era que se hubiera llamado 'Idiota'…). Ver cómo el estribillo de 'Valiente' cambiaba, cantar en fiestas de pueblos del norte de Madrid, tomar copas en la Ritmo y Compás teloneando a Logh… cualquier contacto con Vetusta era formar parte de la banda, de los amigos, de la familia.

El tiempo pasa para todos, y en el WiZink, la banda decidió volver pulsar el botón de rewind del Walkman y llevarnos a aquel tiempo, a aquellos días… Y para darnos cuenta de que todo ha cambiado. Su mensaje llega a más gente y, sin embargo, da la sensación de que cada vez es entendido por menos gente. Su música es compartida por muchas más voces y, sin embargo, da la sensación de que cada vez se queda más en la superficie. Nos hacemos viejos. Pero nos hacemos grandes y nos hacemos mejores. Vetusta Morla lo es. Pero inevitablemente en el camino se pierden cosas. Creo que el concierto del 30 de diciembre de 2018 es una mirada atrás para agradecer todo lo que ha pasado, pero también para mirar hacia adelante y asumir que todo cambia. Y en parte eso nos entristece a algunos.

El mejor momento: la energía de La Cuadratura del Círculo, los golpes tribales del Señor Bidón, los bailes, quedarte sin voz una vez más… Vetusta Morla: no llores por mí más. Seguiremos ahí.

(CC) CRÓNICA: MARIO VELÁZQUEZ (   Lucabadoer)

 

 

En una ocasión, escuché a una socióloga francesa decir que la experiencia de un concierto en directo es mucho más mágica y va mucho más allá que cualquier evento deportivo. Según ella, gran parte de ésto se debe a que mientras en un deporte hay ganadores y perdedores en el caso de los conciertos todos van a una y todos ganan.

No puedo estar más de acuerdo con esta afirmación después del concierto de Vetusta Morla del 30/12/2018 en Madrid. La comunión con los que me rodeaban, los más cercanos, fue, para mí, lo más destacable de la jornada. Y si a esta congregación se le suma una de las formas artísticas que considero más bonitas que existe, como es la música en directo las sensaciones se desbordan. Y las canciones de estos señores, 10 años después, fueron las que pusieron esa gota desbordante. 

El mejor momento: Pensar que voy a disfrutar de muchos más conciertos con ellos arriba y con los míos abajo.

(CC) CRÓNICA: JUAN MORAL 

 

 

El concierto de El Disco que cambió nuestras vidas no podría decir que es el mejor -desde el punto de la vista de la banda- de aquellos que he podido presenciar de Vetusta Morla, pero, por muchos aspectos adyacentes, si que ha sido el que recordaré como el más especial. Una de las razones es que me retrotrajo a sentimientos que no experimentaba desde hacía casi dos décadas, cuando Los Piratas, de alguna manera, cambiaron algunas partes de mi vida. Partes que veinte años después estaban ahí, a mi lado, como si no hubiera transcurrido el tiempo. Me enorgullece seguir a una banda que ayer demostró, una vez más, que tienen una manera de conectar con parte de su público de un modo tan cómplice. Solo por eso toda mi admiración.

Una de las cuestiones más controvertidas de la noche fueron los mensajes y discursos de Pucho durante buena parte de la noche. Por un lado es cierto que, ante 15.000 personas, muchas de ellas lejos, física e idiológicamente, del escenario, a veces es complicado mantener el ritmo. Pero, seamos francos, aquellos que se quejaron posteriormente en las RRSS de que “no iban a un mitin político”, tienen un problema, ya que ese mensaje político tan directo y cristalino de la banda es parte de la idiosincrasia de la banda, desde sus inicios. Y eso ha aparecido, y, por suerte, aparecerá siempre en sus conciertos. La heterogeneidad de sus fans tienen estas cosas, pero, en esta ocasión no pueden tener menos sentido las quejas.

El mejor momento. 'Ano Nuevo'. Me atravesó.

(CC) CRÓNICA: VERÓNICA GARCÍA (  @uvegon_ ;   uvegon)

 

 

Nostalgia, futuro, presente, escalofríos, amistad. La noche retrospectiva del disco que cambió la vida de los chicos de Vetusta Morla fue mutando en importancia desde el escenario hasta la pista, mientras las (maravillosas) canciones e interpretaciones iban perdiendo, de alguna manera, su razón de ser encima de las tablas y la iba ganando entre los allí presentes. Algunos manifestaron su comunión con la banda de una manera emocionante. Otros, aquellos que llevamos decenas de conciertos, durante esta última década, demostrándoles nuestra incondicional pleitesía, nos dedicamos el concierto de anoche a nosotros mismos, rindiendo homenaje a nuestra complicidad y exaltación de la amistad. Eso si, con la mejor banda sonora posible.

El mejor momento: Recordaré durante mucho tiempo ese comienzo donde Otro lugar en el mundo hizo un fade in al presente manifestándose en un presente brillante. Y de repente evoluciona en esa 'Autocrítica' que durante conciertos y conciertos fue el inicio del aquelarre con los de Tres Cantos. Épico

(CC) CRÓNICA: XANDRE RL (  @XandreRL ;   XandreRL)

 

 

La cara B del disco que cambio nuestras vidas:

Pero primero la CARA A: sabía a donde iba y a lo que iba. Aquello iba a ser un espectáculo de homenaje restrospectivo al primer largo, UN LUGAR EN EL MUNDO, de mis admirados Vetusta Morla. Si hablamos en global, el concierto fue de mi agrado. Desde canciones que hacía tiempo que no interpretaban en directo como 'Autocrítica', 'Rey Sol', 'Año Nuevo', 'Al Respirar', hasta los clásicos de siempre que nunca faltan en sus shows 'Valiente', 'Copenhague', así hasta completar los 12 temas que componen el álbum. De regalo, algunas caras-B de aquellos primeros años como 'Mi Habitación favorita', 'Los Buenos' o la emocionante 'Iglús'

Pero tengo que reconocer que hubo algunos aspectos que no terminaron de hacer que la experiencia terminara siendo 100% perfecta. No dudo que la idea que tuviera la banda en su cabeza que fuera brillante, pero creo hubo dos equivocaciones que lastraron el resultado:

- El recinto no era el más adecuado, si lo que pretendes es crear algo súper intimo e independiente, como intentaba transmitir su cantante.  Y digo intentar, porque en ningún momento Pucho fue el hilo conductor del show, si no mas bien el que, de alguna forma, lo lastraba. En contenido de su mensaje tenía gran interés para los fans: la historia de cómo llegaron a hacer ese disco, las circunstancias que lo rodearon, las personas que formaron parte de su gestación.. Pero lo que considero que fue un error es que, por muy bien que uno desarrolle su trabajo como vocalista, dedicarse a discursar de esa manera, introduciendo temas de una manera que parecía improvisada y con poca preparación. Tengo la curiosidad de saber lo que les pasaría por las cabezas, durante ese speechs, a sus dos guitarristas, juanma y Guille, uno licenciado en Periodismo y el otro en Comunicación. Insisto, todo lo que contó tenia que ver con el espectáculo y tenía gran interés, pero ser un gran vocalista no te convierte, automáticamente, en un gran comunicador. Y eso perjudica al funcionamiento global de la banda.


Como reflexión propia, saco una conclusión, sobre la petición de silencio y atención, durante uno de los pasajes hablado, de Pucho, (algo que me da la impresión de que estaba previsto; abrir el debate sobre el silencio en los conciertos) con la que estoy totalmente de acuerdo. Y es que también nosotros, como publico, debemos exigir silencio para interaccionar con el escenario. Pero no es menos cierto que ese debe sernos dado con facilidad e interés. Si alguien quiere darnos una charla de esa amplitud, que, al menos, parezca que se la prepara y no acabe aburriendo a los vivos/muertos y fomente que la gente pierda el hilo, se aburra y hable. Sobre la preparación de los interludios hablados, si tu intención es presentar y homenajear a aquellos que jugaron un papel muy importante para que este disco saliera a la luz, haz que nos creamos que de verdad son importantes. El primer olvido de presentación ya estuvo fuera de lugar, pero ocurriera en una segunda ocasión ya es preocupante. Si hace falta es preferible apuntarlo en un papel ya que tu cerebro no pareces tener grabados esos nombres. Además, otra cosa exigible es la puntualidad a la hora de comenzar un show de este tipo. Si te enalteces como abanderado de la reivindicación predica con el ejemplo, si me cobras 40€ por una entrada me conviertes en tu cliente y como tal yo también tengo derecho a exigir profesionalidad.

- El que considero, personalmente, segundo punto discordante, es que se nos venda algo que el interlocutor parece no creerse del todo, es muy progresista mezclar la democracia con el feminismo y el futuro, pero si tienes las luces del árbol de navidad enrolladas en tu cabeza resta mas que suma a la causa. Y no considero que Vetusta Morla no sea un grupo implicado socialmente. Al contrario, lo es y de los que más en el panorama nacional. Y es admirable, Pero creo que no es Pucho el mas representativo en ese ambito. Hay una marcada ideología de grupo detrás de todo, por supuesto, pero, de nuevo, me da que es incapaz de transmitirla de la manera que merece, no presentes a la jefa de tu sello, alegando un compromiso claro con el feminismo y a continuación diga que es familiar de un miembro  de la banda. Estoy seguro que no ostenta ese cargo por ser prima de nadie y está plenamente cualificada, a las millonarias ventas de los discos de la banda me remito. Pero la mujer del Cesar, además de ser honrada debe parecerlo. El resumen final es que eligen correctamente sus causas y con la mayoría de ellas comulgo de manera casi plena. Pero es una pena que no sepamos transmitirlas como se merecen.

CC) CRÓNICA: VÍCTOR GUNDÍN (  @Vgundin;   vic_g_s)

 

 

 

 

2018 11 NOVIEMBRE Vetusta Morla @t Wizink Center [Madrid]

 

 


FOTOS: XANDRE RL (  @XandreRL ;   XandreRL) 

 

 

 

Our website is protected by DMC Firewall!