02-05-2014

La vuelta por todo lo alto de Madee

Los de Ramón Rodriguez no defraudan en su reunión y abarrotan una Sala Apolo que cayo rendida a sus pies

 

 

La vuelta por todo lo alto de Madee

 

Maldita sea. Maldita sea esa, en ocasiones, etiqueta de “banda de culto”. Si te has muerto o si te has retirado a meditar al Tibet nos importa bien poco. Es más, que te denomine de culto y así tus herederos, albaceas o tu mismo en tu cuenta corriente de Caja Katmandú te forraras vendiendo camisetas o a royalties. Pero que una banda que estaba en su cumbre artística, con uno de los mejores discos del pop-rock español de la historia como L’ANTARTICA (2007, BCore), tuviera que dejarlo, quizás cansados de pegarse contra la pared de la indiferencia de gran parte del público, es para, como mínimo, lanzar una maldición al aire.

Maldito sea el cultismo que nos dejó huérfanos de la música de Madee estos más de 3 largos años (7 discográficamente hablando).

Y bendita esa idea de hacer esta minigira de reunión con motivo del 10º aniversario de uno de los discos que decoran su prácticamente perfecta discografía, su tercer disco, ORION’S BELT (2004, BCore). Bendita porqué desde el primer acorde de la inicia ‘Mintaka’, nos olvidamos de toda la travesía por el desierto antes mencionada. La banda volvía a estar engrasada (a pesar de los varios errores y olvidos de un más que nervioso Ramón Rodriguez) y rezumaban complicidad por los cuatro costados. Los clásicos no dejaban de caer: ‘Polonium’, ‘Clumsy’ o ‘Impulsor’ son algunos de esos temas imprescindibles para entender el comienzo del siglo XXI del rock hispano, redefiniendo esa castigada etiqueta que fue la del emo-rock y que debieron representar uno de sus referentes, los añorados Sunny Day Real State, y no los ídolos de quinceañeras góticas que fueron My Chemical Romance.

 

 

El concierto fue creciendo en intensidad y cada vez la banda se entregaba más a esos desarrollos épicos que acompañan unas canciones casi perfectas tanto en melodía como en armonía. Y poco a poco se nos fue escurriendo de las manos el concierto hasta que, sin darnos cuenta la banda se despidió, mientras una abarrotada La[2] de Apolo –que colgó el cartel de “NO HAY ENTRADAS”- vibrante y entregada desde la primera nota, reclamo la presencia de los de Cabrils. No se hicieron esperar y nos regalaron un bis a la altura de muy pocos: ‘A ghost’, ‘Transference#2’, “A lack of bravery” y, como no, ‘Orion’s Belt’ para el cierre. Casi nada. Y Apolo rendido a sus pies. Un broche de oro que se merece continuidad. Y que esperamos que la tenga a tenor de lo que nos contaron en una entrevista concedida hace unas semanas y que emitiremos próximamente.

El regreso Madee es una de las noticias más agradables de lo que llevamos de este 2014. Y lo han hecho acompañando de un 7” de la mano de su compañía de toda la vida, la veterana BCore, que de momento solo está en descarga en iTunes, pero que pronto se editará en una edición limitada 7” Vinilo. Todos los que hemos sido fans nos alegramos en su momento del éxito dentro de la escena Indie de Ramón Rodriguez con su proyecto, ahora en stand-by, The New Raemon. Un tipo de su talento se lo merecía sobradamente. Pero de verdad que echábamos de menos a los catalanes. Mucho.

 

 

 

(CC) CRÓNICA Y FOTOS: XandreRL (@xandrerl) ; INDIEGENTES, 2014

Our website is protected by DMC Firewall!