15-09-2013

ALTAVEU 2013 - Crónica y Fotos (Sábado)

Crónica y Galería fotográfica de una segunda y última jornada del Altaveu santboiano en la que solo pudimos disfrutar a Egon Soda y, quizás, el concierto más esperado y especial del fin de semana, Damien Jurado

 

 

ALTAVEU 2013 - Crónica y Fotos (Sábado)

 

CRÓNICA VIERNES

 

Hablar de Damien Jurado es hablar de la oscuridad de su lugar de origen, Washington (el estado, no la capital), y de los demonios personales hechos arte en forma de canción. El de Seattle lleva más de quince años paseando su introspectiva e intimista música tanto por el estudio de grabación como por los escenarios de medio mundo, con especial predilección por España desde que en año 2009 hizo una extensa gira por aquí con uno de sus discos más crudos y personales, CAUGTH IN THE TREES (2009, Secretly Canadian). Desde entonces ha vuelto en varias ocasiones, la última presentando su más reciente larga duración MARAQOPA (2012, Secretly Canadian) con la banda al completo. En esta ocasión volvió como suele hacerlo en la más absoluta desnudez escénica. Porqué si el día anterior le toco el turno al alumno Scott Matthews, el sábado era el turno de que Jurado y su folk-rock desolador ocuparan el coqueto escenario de Cal Ninyo en su vertiente más primitiva. Una silla, una guitarra y una botella de Agua de Vichy de litro fue todo el attrezzo que necesitó el norteamericano para sobrecoger a un auditorio que respondía con silencio sepulcral sus susurrantes interpretaciones, y con vítores de admiración y entusiastas aplausos el final de cada una de ellas. En algo más de hora y medía nos regaló un paseo por su ya amplia discografía aunque centrándose en el comentado último disco, que fue la columna vertebral del show con momentos memorables como ‘Nothing Is The News’,  ‘Reel To Reel’ o ‘This Time Next Year’. Justo en el ecuador del repertorio, Jurado se dirigió por primera vez al respetable. Y lo hizo para un divertido speech que puede parecer estar alejado de su imagen seria y adusta, pero para los que lo hemos visto en varias ocasiones sabemos de su socarronería y buen humor. No dejo de recordar, como siempre hace, su predilección por estos lares y las similitudes del noroeste peninsular con su Seattle natal. Del resto, lo de siempre, un temazo escalofriante tras otro, ‘I’m Still here’, una crudísima ‘Abilene’ o, como no, ‘Sheets’ , una de las canciones más sobrecogedoras que el abajo firmante ha escuchado en su vida. Con un público rendido a sus pies, no le quedó más remedio que volver para un bis en el que a la preparada ‘Rachel & Cali’ enlazó con un regalo fuera de programa de mano de una emocionante ‘Cloudy Shoes’ para irse por donde vino, como si nada. Si el mundo fuera justo, todos tendríamos una dosis de Damien Jurado, como mínimo,  una vez al año.

 

 

Corriendo por las cuestas de Sant Boi nos acercamos a Can Massallera donde, en previsión de las lluvias que se preveían, la organización trasladó los conciertos de los Jardins de L’Ateneu. Allí nos íbamos a encontrar con  Egon Soda, después de que tramites profesionales nos hicieran perder su comentado y elogiado concierto del pasado Sonorama. La banda de un Ricky Falkner, que según comentaron abandona como lugar de residencia habitual Barcelona, de presencia majestuosa, con su porte, su bajo y su voz, y Ferrán Pontón verdadero motor compositivo de la banda, realizó un concierto correcto, quizás algo lastrado por el molesto juego de luces estroboscópicas que ellos mismo pidieron detener y un sonido no del todo nítido, quizás por el apurado cambio de escenario. El concierto estuvo marcado por ese sonido contenido cercano al rock americano más clásico y con pinceladas folk, que en los últimos años le ha dado tan buen resultado a artistas como Quique Gonzalez, y fluyendo de menos a más en intensidad y basado al 90% en su reciente EL HAMBRE, EL ENFADO Y LA RESPUESTA (2013, Näive) del que no faltaron desde ‘Vals de pequeña mecánica’, ’Escuela libre de enseñanza’ o ‘Los hombres topo quieren tus ojos’ hasta ‘Siempre hay alguien en el bosque’y ‘Nueva internacional’ con las que cerraron, dejando espacio para su primer y homónimo disco tan solo en ‘El dia del padre’ y ‘Lear’

 

 

Motivos laborales nos hicieron retirarnos sin poder disfrutar del cierre del festival con los sevillanos Pony Bravo, que seguro que no defraudaron al público que les aguardaba en Can Massallera, con su pop vacilón y lisérgico. Los hemos visto en varias ocasiones este año pero aun así sentimos no poder asistir a su concierto y cerrar como es debido un Altaveu que este 2013 cumplía sus bodas de plata con una propuesta fantástica y muy cuidada, como siempre, a la que, a pesar de los precios populares no acabo de acompañar la asistencia de público como sería deseable. Esperemos que esto no suponga problemas para la celebración de próximas ediciones pues no podemos prescindir de Festivales tan bien planteados como el de Sant Boi. Gracias por el trato que se nos dio a la prensa desde la organización y desde La Costa Comunicació. Así es un placer trabajar. Hasta el año que viene.

 

 

(CC) CRONICA Y FOTOS:

XANDRE RL (@XandreRL, instagram: XandreRL, Indiegenteslive), 2013

DMC Firewall is a Joomla Security extension!