23-07-2013

FIB 2013: Crónica Domingo 21

La última jornada del FIB 2013 será recordada por el reinado absoluto de The Killers y el descubrimiento de grandes bandas, de las denominadas secundarias, como Woodkid o Deap Vally, que estamos seguros darán mucho que hablar

 

 

FIB 2013: Crónica Domingo 21

 

 

 

 

Comenzamos la última jornada fiber bien tempranito abriendo el festival a las 19h, su hora de apertura, ya que teníamos muchas ganas de ver a Deap Vally, un dueto femenino californiano, formado por Lindsey Troy y Julie Edwards, que destilan energía y garage rock a raudales y cuyas influencias según ellas mismas son Thelma & Louise. Con unos modelitos la mar de atrevidos, las guapas chicas del valle, aunque aquejadas por el calor, preguntándose si estaban tocando en un “parking lot” y comentando que su actuación les recordaba a un concurso de talentos del instituto, suponemos que debido al poco público congregado a primerísima hora en el Escenario Maravillas, nos hicieron bailar y disfrutar sin parar durante la media hora que duró su concierto de presentación de “Sistrionix”, su primer álbum. Hasta se atrevieron a abrir con su tema más conocido, “Baby I can hell”, y a chapurrear castellano con un “Estáis calientes? Yo también”. Habrá que seguirles la pista.

 

 

Llegados a este punto creemos necesaria hacer una reflexión acerca del público asistente a Benicàssim, localidad que, por cierto, debería plantearse eliminar el acento en la “a”, dado que toda banda y el 90% de la audiencia la pronuncia como “BenicassÍm”, con la tónica en la “i”, o explicarles la manera correcta de pronunciarlo. Suponemos que Vince Power también le pondrá la tilde en la “i”. Y la reflexión es la siguiente. Ya habíamos notado en jornadas anteriores que los escenarios menores estaban realmente vacíos a primera hora de la tarde, aunque público había, más bien desperdigado por el césped, tirado en cualquier lugar, o simplemente esperando a que llegara la hora del cabeza de cartel. Y en los conciertos masivos, nos vimos envueltos de manera sistemática por “rubitos”. No sucedió así en el concierto de Deap Valley. Los que estábamos allí éramos en su mayoría “morenitos”. Suponemos que, entre que las chicas eran californianas y están empezando, es decir, son poco conocidas en el Reino Unido, hacía mucho calor y era el último día, los únicos valientes, con curiosidad suficiente para aguantar el sol infernal y, en compensación, disfrutar del concierto, fueron en su mayoría producto nacional. No hemos percibido esas ansias de descubrir grupos nuevos que se respiran en otros festivales, con su máxima expresión en el Primavera Sound, entre los visitantes extranjeros. Su principal objetivo es ir a disfrutar “a lo fácil”, pegarse la fiesta, despiporrarse con sus cabezas de cartel y bailar hasta el amanecer con esos DJs especialmente programados para ellos. ¿Para qué molestarse y andar hasta un escenario lejano donde tocan unos desconocidos pudiendo estar rebozándose en pinturas de colores en la Pringles Holi Colour Party o, simplemente, chilling out, o lo que es lo mismo, estar todo tirado en el césped, que se está más a gustico? Creemos que es una reflexión a transmitir a los organizadores del festival si se quiere conservar parte del espíritu fiber que se inició allá por el año 95. Además de ser una manera de atraer a público de calidad y de recuperar parte del público nacional con inquietudes musicales.

 

 

Después de disfrutar de las chicas, nos acercamos de nuevo al Maravillas para ver a Palma Violets. El cuarteto londinense venía presentando su disco “180”, donde incluyen temas garajeros con algún toque punk o, más bien, es lo que pretenden conseguir. Animaron al público a hacer un círculo en las primeras filas para que hicieran pogo. Los más jovenzuelos lo disfrutaron, mientras el resto intentábamos no ser arrollados y nos parecía todo una gran pantomima que no acompañaba a lo que estábamos escuchando. Los buenos pogos surgen de manera espontánea. ¿Desde cuándo se piden al público? Musicalmente dejaron bastante que desear. 

 

 

Es más, si los gallegos Novedades Carminha (podéis ver parte de su arrollador directo y la curiosa entrevista que nos concedieron en un kebab aquí) o los catalanes Mujeres fueran de Sheffield o Birminghan se comerían (en éxito, que musicalmente y en actitud ya lo hacen) a los Palma Violets. Pero tampoco había que irse muy lejos ni esperar mucho para bailar pogo de verdad en el FIB. The Parrots se encargaron poco después de demostrar en la carpa Jack Daniels que si se quiere, se puede.

 

 

Ya anocheciendo, apareció Jake Bugg en el Escenario Maravillas. Muy recomendable el indie folk de este chavalito de 19 primaveras que derrochó calidad a lo largo de toda su actuación, tanto en su versión en solitario, acompañado tan solo de su guitarra, como reforzado por su banda. Un gran sonido y un puñado de grandes canciones consiguieron que no nos extrañemos del fenómeno fan que observamos en torno a su figura. Compararlo a estas alturas con todo un Bob Dylan sería una responsabilidad absurda para el chaval, pero cierto es que su personal tono nasal al cantar recuerda instantáneamente al genio de Minnessotta. Eso sí, tocando la guitarra le da mil vueltas al bueno del Tío Bob. Todo un talento el crío, sí señor.

 

 

Y llegó la hora de nuestro descubrimiento favorito de la noche: el proyecto que Yoann Lemoine firma como Woodkid. El francés, más conocido por su faceta de diseñador gráfico y de director de videos musicales, entre los que se encuentran el “Born to die” de Lana del Rey, “Teenage Dream” de Katy Perry o “Back to december”, de Taylor Swift, presentó su primer álbum, “The Golden Age”, autobiográfico, que contiene una mezcla de pop barroco y experimental, con toques folk y sonidos tribales. Acompañado de dos percusionistas con sendas baterías configuradas de forma atípica con el bombo en alto, que emitían ritmos primitivos al más puro estilo “Gladiator”, de tres vientos, que aportaban sofisticación al conjunto, un teclado y una especie de DJ que soltaba soniditos desde un ordenador, además de unos visuales elegantes y armoniosos, perfectamente sincronizados con la música, el de Lyon aporta una voz grave impresionante, al más puro estilo Antony, la guinda perfecta. Lo de su look a lo Fred Durst de Limp Bizkit pero en pequeñito y con barba amish, es lo de menos. Además, como buen frontman no paró de animar y de hacer partícipe al público, que acabó botando al unísono bajo su dictado. Totalmente recomendable.

 

 

Y de ahí pasamos a la actuación nacional del día, los barceloneses Dorian, quienes probablemente se hubieran merecido tocar en el Escenario Maravillas. Charlando con ellos antes del concierto les expresamos nuestra inquietud ante el poco público que habíamos observado los anteriores tres días en los escenarios secundarios y ellos no se mostraron demasiado preocupados. “En el FIB el público nos ha tratado siempre de maravilla”, nos comentó una risueña Belly. Y cuanta sabiduría da la experiencia. A pesar del despliegue de Woodkid en el cercano escenario Trident y de la descarga de uno de los cabezas de cartel del día, Black Rebel Motorcycle Club, en el escenario principal, la asistencia de público en el Pringles Fib Club fue más que aceptable. Encomiable, diríamos nosotros, el tirón de Marc, Belly, Bart y compañía. Además de todo eso, comprobamos que la jovencísima media de edad del público (nacional, por supuesto) tiene que ser un estímulo para la banda, un subidón de adrenalina y de empuje sabiendo que el futuro está más que asegurado siguiendo por este camino. A cada concierto que asistimos más nos convencemos de que su último disco, "La velocidad del vacío" (2013), funciona en directo a las mil maravillas y han conseguido hacerles subir un par de peldaños, como están demostrando en su actividad frenética de directos desde que se publicó en primavera. Que canciones como ‘El temblor’ o ‘Los amigos que perdí’ se hayan colado inmediatamente en su set list, entre clásicos como ‘La tormenta de arena’, ‘La mañana herida’ o ’A cualquier otra parte’, habla a las claras de lo que estamos contando. Marc también pidió a lo largo de su actuación la continuidad del FIB y que nos sintiéramos orgullosos de sus diecinueve años de existencia.

 

 

Como desdoblarse, de momento, es físicamente imposible, nos perdimos el comentadísimo concierto de unos AlunaGeorge de los que todo el mundo habla maravillas, con la propuesta de soul y r’n’b pasados por el tamiz de la electrónica que interpreta el dúo. Parece ser que su actuación consiguió hacer olvidar un poco la espantada de última hora de uno de los conciertos más esperados del FIB, Azaelia Banks. Tendrá que ser, ambos, en otra ocasión. También nos perdimos una buena parte del concierto de los Black Rebel Motorcycle Club, pero vimos lo suficiente para comprobar lo bien que funcionan nuevos temas como Rival’ entre sus clásicos. Rock sucio y callejero que los de San Francisco contienen, a punto de explotar, de una manera maravillosamente enfermiza. El final, con su ácido megahit ‘"Spread your love’", con Bobby masturbando su bajo entre las primeras filas, fue un perfecto epílogo para el concierto mas rockero (con permiso de las entrañables Deap Vally) del día.

 

 

 

El concierto grande del día, y que cerró nuestro FIB 2013, fue el de The Killers. Algunos, en la redacción de Indiegentes, teníamos nuestras dudas sobre lo que nos ofrecerían los americanos. La indiferencia con la que hemos recibido sus últimos trabajos nos asustaba a la hora de afrontar su directo y compararlo con, por ejemplo, aquella fantástica gira de su segundo LP. Pero, otra vez, como con Kaiser Chiefs el día anterior, la otra mitad de la redacción acertó de pleno en su previsión y el show que pudimos observar estuvo a la altura. Claro está que con grandes éxitos como Somebody told me", "For reasons unknown", "Bling" o "Spaceman" todo se hace más sencillo. Pero hay que defenderlas y lo hacen de maravilla. Da igual que a veces su pop-rock de establishment roce lo hortera y cursi. Si se interpreta de manera tan efectiva y perfecta, con un toque de energía justo, funcionan a la perfección en cualquier directo. Abrir a lo grande con "Mr Brightside”, después de preguntar en castellano “¿Estáis preparados para lo auténtico?”, puso los pelos de punta a todos los allí presentes. A pesar del confeti, una pantalla gigante, pirotecnia y una traca final de fuegos artificiales (que, por otra parte, nos encanta), gracias a su actitud parecen dejar algo de lado el exceso y la pomposidad y se dedican a tocar, y esto lo hacen muy bien. Y gran culpa de ello lo tiene un Brandon Flowers que parece haber dejado de lado su trascendencia y seriedad escénica y se muestra en todo momento abierto, cercano, bromista y sobre todo luciendo una sonrisa de oreja a oreja a lo Ken durante todo el concierto, y eso es de agradecer. Vaya si lo es. También en castellano les preguntó a los componentes de su banda, uno a uno, si habían traído las “zapatillas de baile”, y así asistimos a los primeros (y últimos) solos de guitarra y de batería del festival. Grande. Si a eso le unes lo bien que canta, la ecuación está resuelta. 

 

 

 

Y así terminaba una edición más de Festival Internacional de Benicàssim, la decimonovena, marcada en su inicio por los vaivenes y la incertidumbre de su celebración, en su desarrollo por una britanización casi absoluta del Festival, tanto en su cartel como en el público, en un evento hecho por y para el público extranjero, y en su epílogo porque, si se cuidan ciertos aspectos, como un trato mas amable, en la programación, al publico nacional, y a merced a lo vivido a nivel artístico, organización y afluencia, el FIB tiene cuerda para rato. Nos despedimos del recinto asistiendo a una de las pocas sesiones de indie (ni house, ni dubstep, ni electrónica comercial) como las de antaño en Benicàssim. Si el jueves había sido la de los Twin Djs, el domingo, para cerrar la carpa Jack Daniel's, le tocó el turno a MarcDorianDJ. Hasta el año que viene, Benicàssim! Esperamos con muchas ganas el veinte aniversario!

 

 

CRONICA FIB 2013 JUEVES

CRONICA FIB 2013 VIERNES

CRONICA FIB 2013 SABADO

 

(CC) CRÓNICA Y FOTOS: Xandre RL y Rosita Vedder, 2013

 

 

 

Our website is protected by DMC Firewall!