30-09-2013

Crónica y fotos del FIZ 2013

El FIZ 2013 cierra su decimotercera edición con un gran éxito a ritmo de baile

 

Crónica y fotos del FIZ 2013

 

 

Con los estertores del verano ya finiquitados, Zaragoza se dispuso a empezar la temporada otoñal de festivales. El volumen estival de estos eventos hace que el cuerpo (y la mente) ya esté un poco saturado al respecto, pero aún así nos dirigimos con muchas ganas a la ciudad maña, que nos recibió con un clima ventoso y lluvioso propio ya de estas fechas. Aunque calor hacía, y mucho, sobre todo en el recinto, ese coqueto auditorio de la capital aragonesa donde se celebra el FIZ, y donde hubiera hecho falta un poco de climatización, como evidenciaban los torsos desnudos de algunos de los asistentes masculinos (muerte a los tíos sin camiseta!). Alicientes como ver algunas de esas propuestas que hemos disfrutado durante el verano al aire libre ahora a cubierto tienen su encanto. Por no hablar de Zaragoza en sí, una ciudad que nos encanta y que siempre está repleta de gente llenando sus terrazas y compartiendo esos pinchos y esas cañas que tanto nos gustan. Los mañicos contribuyen con su buen rollo y su alegría a crear un ambiente excelente, que nos atrae cada año hacia las torres del Pilar inevitablemente. Larga vida al FIZ!

Como se enorgullecen desde la organización "el FIZ 2013 cierra su decimotercera edición con un gran éxito a ritmo de baile". Y es que desde el arranque del festival en el Escenario Ambar con los zaragozanos Big City hasta el estallido final de los Zombie Kids, la XIII edición del Festival de Música Independiente de Zaragoza fue una auténtica fiesta de música y baile que llegó a su punto álgido con la inolvidable actuación de Fatboy Slim, uno de esos momentos que pasarán a la historia del festival, con todo el público (los que todavía aguantaban) on fire. Más de 4.500 espectadores hicieron de Zaragoza el centro de la música independiente de nuestro país en una larga jornada festiva, en la que también brillaron los conciertos de los grupos nacionales Dorian, Supersubmarina y The New Raemon & Maga, todos ellos muy coreados por el público asistente. Los británicos Citizens! demostraron por qué hoy son una de las propuestas emergentes revelación de la temporada, y el FIZ Club se convirtió en un auténtico y abarrotado club de baile con las sesiones protagonizadas por lo mejor de la escena local zaragozana: Chelis, Galimatías y The Cigarettes. A partir de hoy mismo, la organización del festival comienza ya a trabajar en la edición del  FIZ2014, cosa que nos alegra, pero vayamos por partes.

 

Big City: La banda local que abrió el certamen de este año son de esas pequeñas joyas para círculos reducidos. Secretos bien guardados que, por desgracia, pocos conocen y que, de vez en cuando, como sin querer, te encuentras con ellos. Los de Zaragoza son una pedazo de banda que practica un pop rock de raíces puramente americanas y que se desenvuelven con una elegancia poco frecuente en el panorama nacional, recordando en sonido y algunos dejes vocales a una de las bandas triunfadoras de este verano, los mallorquines L.A.. Con una dilatada carrera de más de una década a sus espaldas cuentan con muy buenas canciones y un sonido perfectamente conjuntado, a la vez que nítido y cristalino. ’She is the one’ sería un claro ejemplo. Es difícil abrir un evento de este tipo y ver como empiezas casi en solitario y muy poco a poco se va llenando el recinto. Quizás el único pero a la banda sería una actitud un tanto derrotista repetida entre canciones por este motivo. Con ese sonido y esas canciones, un poco más de actitud, carisma y ganas de comerse el escenario les ayudaría a conseguir que abandonasen ese círculo limitado en cuanto a repercusión en el que están instalados desde hace demasiado tiempo. Confiamos en que lo consigan y, desde luego, les seguiremos la pista!

 

 

Maga & The New Raemon: Y llegaba el triste y emocionante momento de vivir la última entrega del combo que los sevillanos y Ramón Rodríguez han protagonizado en los últimos meses. Ha sido una bonita aventura la que han compartido dos de las propuestas más personales e inclasificables del indie nacional, pero que han empastado perfectamente. Y eso se demuestra en temas de unos y de otro, sean de la época que sean. Ya sea ‘El refugio de Superman’ o ’Sucedáneos’ del catalán o ‘Silencio’ o ‘El Ruido que me sigue siempre’ de los de Sevilla. Como sorpresa en esta despedida definitiva del proyecto, la aparición de Ricardo Vicente para interpretar una preciosa ’Todos los caballos de carreras’ a solas con Ramón, perteneciente al proyecto que estos compartieron con Francisco Nixon y, ya con Maga, un cañero ‘Astrolabios’ que, lo sentimos, sin la voz de Miguel pierde algunos enteros. El colofón a la actuación, y de esta colaboración en sí, fue la ya habitual versión del ‘Te debo un baile’ de Nueva Vulcano en su corte original, electrificada, y que acabaron en comunión con el ya abundante público que empezaba a poblar el recinto zaragozano. Bonita forma de terminar un proyecto de directo más que satisfactorio, y que sólo por seguir escuchando una de las canciones más redondas de las últimas décadas como es ‘Diecinueve’ ha merecido la pena.

 

Supersubmarina: Tras verlos varias veces este verano nos ha quedado claro que, desde el comienzo con ‘Eléctrico’ hasta el final con Puta Vida’ (de largo la mejor canción que de los de Baeza interpretaron) y ‘Cientocero’, todo está milimétricamente preparado y estudiado para ofrecer un concierto de pop de estadio, para satisfacción de sus fans, que cada vez son más numerosos. Un show que contiene muchos de sus, ya anteriores, éxitos, aunque basado en su última producción SANTACRUZ (2013) y donde uno puede bailar y cantar masivamente con ‘En mis venas’ u ‘Ola de calor -que sonaron brutales- o agarrarse y hacerse carantoñas con baladones de manual como ‘De las dudas infinitas’. Y que viva el amor. Todo ello ante un público, en un buen porcentaje, variopinto y poco habitual en festivales indie, y que demostró el influjo mágnetico que ejerce Supersubmarina sobre su ejército de seguidores. Innegable.

 

Citizens!: La banda londinense está claro que ha sido una de las revelaciones de la temporada, con su pop preciosista con toques electrónicos, y con la producción del gran Alex Kapranos de Franz Ferdinand en su álbum de debut, "HERE WE ARE" (Kitsuné, 2012), con un resultado redondo. Tienen temazos de los de poner los pelos de punta y desgañitarse, como “True Romance”, "Reptile" o “Caroline”. Sin embargo, como ya nos había pasado en otras ocasiones, su actuación sobre el escenario nos parece un poco descafeinada y falta, quizás, de pasión. Puede que sean una de esas bandas a las que disfrutas más en casa, escuchando tranquilamente sus temas, que en directo. Esperemos que esto cambie. Al finalizar su actuación, eso sí, se dieron un baño de masas y, muy simpáticos, saludaron a todo aquel que así lo quiso y un montón de fans tuvieron su momento grupie, entre los que nos incluimos (gracias a Chema Cereceda por las fotos!).

 

No podemos resistirnos a colgar el vídeo de presentación de su primer single, "True romance", nuestro favorito, que además de mostrar la fuerza del amor en situaciones inusitadas, como homenaje a la famosa fotografía de dos jovenzuelos besándose durante unos disturbios en Vancouver, se rodó en Barcelona.

 




Dorian: A estas alturas de la "temporada", y cuando ya has visto una decena de veces a Dorian en los últimos seis meses, se hace difícil ponerse delante del papel en blanco y afrontar la enésima crónica de la banda en esta gira. Pero hay que reconocer que siempre hay uno o varios detalles que destacan en cualquiera de los conciertos que han supuesto esta especie de cuaderno de bitácora "acompañando" al grupo durante su gran periplo primavera-verano. La respuesta del escaso público nacional en el FIB, que no les dejó solos, la entrega de la banda en el Low Cost, la diversión y fiesta masiva que se montó en el Sonorama, o la complicidad banda-público del abarrotado concierto del pasado BAM, donde jugaban en casa, pueden servir de ejemplo. Quién busque una crónica al detalle que relea las que de esas ocasiones publicamos. Del concierto del FIZ destacamos que, en recinto cerrado, la bailarina escenografía de los triángulos, junto al juego de luces que la acompaña de la mano del gran Juanito, luce más incluso que al aire libre. Por lo demás, genial como siempre: gran entrega de la banda, un buen puñado de grandes canciones y un público que cantó, bailó y saltó de principio a fin. Como sorpresas destacamos el momento a capella de “La tormenta de arena” que ya vivimos la semana anterior en el BAM, muy emocionante, y el set de percusión que se marcan Marc y Lisandro, a lo Franz Ferdinand, atronador.

 

 

Fatboy Slim: Y llegó el momento de la noche que esperaban con más ganas la parte de público menos indie del festival y que, ante todo, y aunque probablemente se habían desgañitado previamente con Supersubmarina o Dorian, venían a pegarse la gran fiesta. Y eso es lo que ofrece el británico, ni más ni menos. Puede ser tildada de poco elegante, demasiado garrula, muy destroyer, etc., pero es lo que hay: fiestón asegurado que hizo sudar todavía más si cabe y quitar más camisetas (oh no!) que en el resto de la noche. Y es que habían ganas de volver a disfrutar de Norman Cook después de sus últimas sesiones que vimos allá por el 2010. Y es que al pionero del big beat sólo le hace falta soltar un "right here, right now" o un "eat, sleep, rave, repeat", escrito en letras de colores en su pantalla de proyecciones, para desatar la locura. El resto está hecho. Y a saltar.

 

The Zombie Kids: Los Zombie Kids trataron de continuar la brecha de despiporre generalizado abierta por Fatboy Slim, consiguiéndolo a medias. El dúo formado por Edgar Candel Kerri y Cumhur Jav, ahora también acompañados a las voces por el MC Ambush, lo dan todo, eso es así, aunque el resultado nos parece de una falta de elegancia y de un garrulismo extremos, que dejaron en comparación a Fatboy Slim a la altura de Laurent Garnier,en cuanto a elegancia y saber hacer a los platos. Aunque intercalaron algunos temas más lights en su sesión, siguiendo sus influencias soul, rock y hip hop, sus mezclas nos parecen un sinsentido entre todo el barullo electrónico. Por muy populares que sean, a nosotros no nos convencen. Para gustos, colores. 

Marc Dorian DJ: Pero aún quedaba más! La after party oficial del festival se celebraba en la Sala Reset hasta altas horas de las madrugada, así que allí nos dirigimos para presenciar cómo el público que había huído despavorido a base de martillazos electrónicos estaba disfrutando de una buena sesión de indie bailable 100%. Allí escuchamos The Killers, Editors, Franz Ferdinand, Artic Monckeys, y un largo etcétera al que se añadió algún que otro tema de Dorian, cómo no. Todo un acierto que nos permitió seguir moviendo el esqueleto con ritmos menos atronadores hasta que se hizo de día.

Larga vida al FIZ!

 

(CC) INDIEGENTES, 2013

Crónica y Fotos: Xandre RL y Rosita Vedder

 

 

 

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd