29-09-2014

Crónica Indiegentes: FIZ Festival 2014, @Sala Multiusos, Zaragoza

Inaugurando la cada vez más poblada temporada de festivales otoñales de indie, nos acercamos a Zaragoza para asistir al FIZ Festival. 

Los habituales problemas de sonido, un cartel un poco más calmado que antaño y nada novedoso o parones demasiado largos entre bandas no impidieron que los 5.000 asistentes gozaran de un ambiente de festival fabuloso, en parte gracias a la simpatía maña.

 

En los alrededores del habitual recinto de la Sala Mutiusos de la capital maña se respira el ambiente de las grandes noches. Llegamos cuando comenzaba el show de los madrileños Miss Caffeina y su pop grandilocuente que con un concierto animado y más potente de lo habitual desgranaron algunos de sus últimos éxitos, centrándose sobre todo en su último LP, DE POLVO Y FLORES (2013) del que tocaron varios de sus temas más conocidos como 'Gigantes' o 'Venimos' con el que cerraron. Nos perdimos por problemas logísticos al local Pecker del que todo el mundo habló maravillas. Tomamos notas para la próxima ocasión. 

Hacía tiempo que no disfrutábamos de Luis A. Segura y sus L.A. y siempre es un placer asistir a su clinic de sonido rockero yankee con las habituales 'Under Radar', 'Hands' o 'Dualize' y alguna que otra grata sorpresa como 'After All', el fantástico medio tiempo que cierra su último largo DUALIZE (2013), aunque quizás más adecuada para disfrutarla en formato sala y no en festival. Concierto de menos a más que se nos hizo muy corto pues terminaba cuando la banda alcanzaba su mejor momento, echándose de menos hits como 'Stop the clocks' 'Crystal Clear' . Hubiera sido más acertado alterar el orden de la programación e invertir las posiciones de L.A. y Russian Red para permitirnos disfrutar de la intensidad de los mallorquines y de la dulzura de la madrileña a horarios más adecuados.

 

 

Aprovechamos el concierto de Izal para cenar y reponer fuerzas. La verdad es que los madrileños necesitan un descanso y un parón en su vertiginoso ascenso al Olimpo indie-pop. Llevan un año de gira de despedida y no paramos de encontrarnos con ellos en cada rincón. Es cierto que es justo y merecido cuando una banda que lleva tiempo partiéndose el pecho alcanza este status que exprima la gallina de los huevos de oro. Pero no menos lo es que su propuesta pide a gritos un periodo de standby y regeneración para no caer en el hartazgo de llevar demasiado tiempo inmóvil en su espectáculo. Aunque para ser justos, lo que no se puede negar es que su poder de convocatoria parece, de momento, no tener techo, y que el karaoke colectivo se repite de principio a fin y de punta a punta de la península actuación tras actuación.

 

 

El intento de vuelto de tuerca a su sonido de Lourdes Hernández aka Russian Red se queda a medias, y el arroparse de una banda que compacte su sonido no funciona siempre como hubiera sido deseado. Es cierto que aporta empaque y viste con acierto su sonido, sobre todo cuando interpreta temas de su reciente AGENT COOPER (2014), como en sus singles 'Casper' o 'John Michael', pero a veces suena un poco forzado, incluso artificial, en algunas reinterpretaciones de anteriores temas como 'Fuerteventura', 'Cigarettes' o 'The sun, the trees'. Aún le queda camino por recorrer para alcanzar en sonido y, sobre todo, en actitud a referentes como Zahara o Maika Makovski.

 

 

"Poderosos, tremendos, brutales, qué pasada, concierto del año"... En los mentideros de la Multiusos zaragozana se escuchaban estos y muchos otros adjetivos y expresiones al terminar el concierto de Vetusta Morla, que no se cansan de demostrar una y otra vez a escépticos, fotocopias y convencidos que están a otro nivel, constatando con creces que han sido los cabezas de cartel absolutos e indiscutibles del FIZ 2014, con el aforo completo entregado, emocionado y atrapado como moscas en miel por el embrujo de los madrileños. El talento y la frescura que rezuma su poderosa propuesta se pone de manifiesto por un lado en el perfecto acoplamiento en su set list de un puñado de temas de su nuevo disco LA DERIVA (2014). Algunos de ellos tiene marchamo de nuevos clásicos como 'Golpe maestro', 'Fuego', 'Fiesta mayor' o 'Cuarteles de invierno'. Pero quizás lo más destacable es la vuelta de tuerca, refrescante y necesaria, para evitar el inmovilismo de otros, a sus temas más antiguos y conocidos: 'Copenhague', 'Sálvese quien pueda', 'Valiente' o una tremenda siempre, en la versión que sea, 'La cuadratura del círculo'. El ya habitual final épico con esa animalada que son 'Los días raros' puso punto final a una actuación que se recordará como una de las mejores del año y que el abajo firmante, con más de una treintena de shows de los madrileños a sus espaldas, ha añadido a su top 5 de todos los tiempos vetustamorlianos, destacando la respuesta de histeria colectiva del público, irremediablemente rendido a los pies de Pucho y los suyos.

 

 

Difícil la papeleta de León Benavente tras la demostración de fuerza y poderío demostrada por los de Tres Cantos, aunque superada con nota. Y por ello, ante una importante desbanda de público, decidieron empezar bien arriba con las tremendas 'Década' y 'Estado provisional' y mantener la intensidad consiguiendo que parte del respetable fuera regresando poco a poco ante la rocosidad de la ex-banda de Nacho Vegas a base de píldorazos del empaque de 'Ánimo, valiente', una atronadora 'Todos contra todos' o la siempre tremenda y nudozurdiana 'Ser brigada'. Otro de los grandes conciertos del festival.

 

 

La primera vez que ves a Kakkamaddafakka la sorpresa ante la divertida, bizarra y bailonga propuesta de los noruegos consigue que te diviertas como un enano y bailes como sí no hubiera mañana (somos muy fans de los dos coristas). Sin embargo, cuando ya se convierten en un habitual del festivaleo veraniego peninsular y no paras de encontrártelos en cualquier escenario de la piel de toro, se pierde el mencionado factor sorpresa y sus bailes, sus performances, sus bromas y su macarrónico castellano tan sólo entretiene, y sonríes de medio lado mientras tapeteas el suelo con la punta del zapato. Un concierto menos movido de la habitual para la banda y para las horas que eran, con un sonido inofensivo después de la intensidad de los vetustos y de León Benavente, que sonó demasiado bajo y que animaba más al retiro que al más que merecido desfase esperable.

 

 

Había curiosidad por comprobar lo que ofrecerían los franceses <<Rinôçérôse>>, quizás programados demasiado tarde, rozando las 4 de la madrugada, aunque ellos sí supieron adaptarse al horario empezando con un trallazo electrónico que prometía y que por fin levantó los brazos de los que aún resistían tras esos interminables parones entre bandas. Sin embargo, tras un inicio por todo lo alto, muy del estilo del dúo, mezclando guitarras y poderosas bases de bajo con electrónica, se produjo un pequeño desbarajuste, lleno de problemas técnicos, que provocó incluso que se arrancaran con una guitarra española al no poder tocar parte de su instrumental. La cosa mejoró muy mucho cuando empezaron a interpretar temas, ya cantados, de su inminente nuevo LP y que, como ya se pudo comprobar en el EP de adelanto ANGELS & DEMONS (2014), navegan por un sonido más cercano al rock duro de guitarras. Prueba de ello fue una espectacular interpretación de su nuevo single 'Medicine'.

 

 

El telón, tras casi doce horas de música ininterrumpida y ante un puñado de irreductibles, lo puso el confeti durante la sesión del dúo Dj Krostok poniendo punto y final a una fantástica velada en la Multiusos, que sería mejorable si se pudieran solucionar las diferencias de sonido en cuanto a potencia entre bandas y sobre todo, los interminables parones que, a medida que iba avanzando la noche, se iban haciendo más largos que un día sin pan. 

 

En resumen, un año más de FIZ Festival que denota su buena salud con extraordinaria afluencia de público, mejoras en la infraestructura (aunque se echa de menos una zona de descanso, muy necesaria), el aumento de servicios ofrecidos, incluyendo comida, una notable -aunque aún mejorable- mejora en el sonido, punto débil en otras ocasiones debido a la complicada acústica de la Multiusos, y como detalle menos positivo la corta duración de muchos de los conciertos que se podría subsanar o con un cartel más reducido (la peor opción) o con dos escenarios contrapuestos que eviten las largas esperas en los cambios. Un poco más de riesgo en el cartel y cuidado con los horarios en la programación de las bandas escogidas también sería de agradecer. Detalles a mejorar que para nada empañan una gran noche de Festival coronada con la superlativa actuación de Vetusta Morla, sin lugar a dudas, los triunfadores del certamen.

 

 

(CC) CRÓNICA: Xandre RL (@XandreRL) y Rosita Vedder

FOTOS: Xandre RL (@XandreRL), IndieGentes 2014

DMC Firewall is a Joomla Security extension!