23-03-2014

Segundo Fin de Semana del Let's Festival (L'Hospitalet)

Manel e Iván Ferreiro: dos 'soldout' y dos enormes conciertos para la segunda tanda de un Lets Festival que abarrota el aforo jornada tras jornada

 

 

Segundo Fin de Semana del Let's Festival (L'Hospitalet)

 

 

Por segundo fin de semana consecutivo el Lets Festival logra triunfar con dos conciertos, el de los catalanes Manel y el gallego Iván Ferreiro, tan diferentes en cuanto a concepto, propuesta y público, como exitosos

 

 

VIERNES, 15 de Marzo

 

 

Manel presentaban su tercer álbum ATLETES, BAIXIN DELESCENCARI (2013, Warner-Discmedi), y como no podía ser de otra manera, en una de sus primeras actuaciones tras la edición del mencionado LP, tres semanas antes de la fecha del directo, agotaron todas las entradas. A las 22h la Sala Salamandra de L’Hospitalet de Llobregat ya estaba abarrotada. El ambiente diverso y heterogéneo, mezcla de edades y estéticas, pero todos con el mismo entusiasmo y ansias de escuchar los primeros acordes y disfrutar en vivo del cuarteto barcelonés.

Al fin y sin mediar presentación, el telón del escenario empezó a ascender lentamente dejando entrever a los protagonistas situados en sus respectivos puestos y empezando a tejer los primeros temas, historias, cuentos y rondalles que envolvieron al público durante las casi 2 horas de concierto. Comenzaron tocando canciones de su último trabajo, más reposado y de una naturaleza más tranquila que sus predecesores pero sin dejar de lado su mayor acierto: sus letras, pensadas y ejecutadas por su líder y vocalista principal Guillem Gisbert.

Empezaron con “Vés bruixot”, “Ja era fort”, “Ai, Yoko” y alguna más del nuevo repertorio, la apuesta se sostenía más por la adrenalina del momento que por la energía transmitida a los asistentes y por ello el concierto no se animó realmente y cogió la velocidad deseada hasta que se rescató la primera de sus canciones pretéritas. A partir de ahí el cuarteto se fue metiendo al público en el bolsillo y ya no hubo marcha atrás. Fueron hilando al detalle temas de sus tres trabajos consiguiendo ofrecer un concierto impecable y que el público disfrutó con la exquisita selección, entre las más reseñables; “Boomerang”, “Al mar!”, “Aniversari” o la versión de la canción “CommonPeople” de Pulp, “La gent Normal”.

Para poner el broche final y como colofón de la actuación, a petición del grupo, todos los asistentes acabamos bailando raro con la esperada canción “Teresa Rampell”, acertado single con clara vocación de directo que junto con su interpretación consigue que la banda se acerque al público sin reservas.

 

CRÓNICA: Xavi López

 

SÁBADO, 17 de Marzo

 

El sábado se abría con la actuación de los locales Llorer, un combo que venía precedido de cierta repercusión en la escena pop-rock catalana. Hay que reconocer que enfrentarse por primera vez, sin ningún acercamiento previo, a la música de los barceloneses, descoloca un poco. De entrada, su música parece un artefacto inofensivo sin mucha chicha que extraer. Ritmos pausados, tempos lentos, una apuesta que parece tener como meta poco más que un puñado de canciones bonitas sin más. Pero poco a poco algo, sin darse casi uno cuenta, va cambiando, y lo que era una cerveza en a mano y conversación con el que tienes al lado se convierte en silencio, atención y comentarios de “oye, pues esto no suena anda mal”. Su entramado de melodías y medios tiempos, van ganando, según discurre el concierto en intensidad, garra y fuerza. A pesar del hándicap de que la, en ocasiones, frágil voz de Laura Forner quede un poco eclipsada por el resto de la banda, uno acaba metiéndose en el universo sónico de la banda, en un ejercicio que va creciendo y creciendo, incluso con momentos meritoriamente rockeros (gran cuota de culpa de las guitarras, muy inspiradas, de Xavi Castell, y el bajo, poderoso, de Manel Saborit), hasta terminar en un perfecto climax de concierto, psicodélico, percutivo y, dentro de un contexto, salvaje en el que un temazo como 'Fantasmes' es un claro ejemplo de ello. A veces uno ha de aprender, una vez más, que no siempre es bueno fiarse de las apariencias ni de las primeras impresiones. 

 

 

FOTOS: http://on.fb.me/1mwuRkt

 

Iván Ferreiro es elegancia. En su música, en sus canciones, en sus melodías e incluso en sus letras, exabruptos aparte. El músico gallego ha conseguido un estatus de esos con los que muchos sueñan y pocos alcanzan. Tras años comiendo polvo, kilómetros y escenarios de fiestas patronales con los añorados Piratas (esa banda que si se hubiera gestado a mediados de los 2000 en vez de a mediados de los 90 hubiera sido más grande que Vetusta Morla, Love of Lesbian y Supersubmarina juntos) su carrera en solitario se ha desarrollado en un lento pero seguro crescendo hasta alcanzar una situación de privilegio en cuanto a crítica, repercusión y público. Y eso le permite vivir de esto y vivir bien. Hacer y decir, casi, lo que le da la gana y  como le da la gana. Rodearse de una pléyade de músicos, unos más buenos, otros mas fieles y otros más frescos, pero que conforman un todo de resultado fuera de toda duda. ¿Y que consigue con todo ello? Seguir haciendo lo que mejor sabe: construir grandes canciones.

 

 

Y tras un época de pequeña sima creativa y, parece, que personal, que se traducía en sus textos, ha vuelto a florecer el lado más optimista y luminoso del de Vigo. Y eso se nota en las grandes canciones que, ya, forman parte de su imaginario personal y que han venido para quedarse. Canciones que destilan ese tufillo de clásico y que el público, entregadísimo como pocos a los coros, convierte en karaoke masivo: ‘Como conocí a vuestra madre’, ‘El dormilón’, ‘Pajaro Azul’, 'Una inquietud persigue mi alma', ‘Pandelirios’. Y todo ello por si no fuera poco con su ya tremendo set list a esta alturas de carrera, desde los mejores temas de su andadura en solitario como ‘El viaje de Chihiro’, ‘Jet Lag’, ‘Me toca tirar’ o ‘NYC’ hasta esas versiones enormes que suele (re)interpretar y que en esta ocasión fueron las grandes ‘Tierra’ de Xoel López y ‘Vidas Cruzadas’ de Quique González, pasando por geniales frikadas como la reciente ‘Solaris’ que con mucha pericia unió a la piratil ‘Santadrenalina’. El bonus, como siempre, fueron algunas de esas grandes canciones de la banda de Vigo a la que un día guió y perteneció, bien con la banda o a solas, acompañado tan solo por su piano y su público. ‘Inerte’ y ‘Años 80’ suenan atemporales, ‘M’ y ‘El equilibrio’ desgarradoras y ‘Promesas…’, bueno… ‘Promesas que no valen nada’ mashup ‘Insurrección’ de El  último de la fila con toda la sala a una sola voz va a ser el maldito momento de este Lets 2014.

 

 

Me gustaría volverlo ponerlo a parir, de galego a galego, con esa retranca que nos caracteriza y regocija a los que somos de aquella tierra añorada, como en alguna otra época, para hacerlo rabiar y sonreir, pero últimamente me lo está poniendo difícil 

 

 

 

 

 

CRÓNICA y FOTOS: Xandre RL (@XandreRL)

INDIEGENTES 2014

DMC Firewall is a Joomla Security extension!