12-08-2013

Low Cost 2013. Crónica Domingo 28

La última jornada –habitual- del Low Cost Festival 2013 aun nos tenía preparados buenos momentos. Algunos más y otros menos esperados. Cierre en la C.D. Guillermo Amor y tiempo para hacer balance. A pesar de la crisis latente en todo el país, y un cartel sensiblemente inferior que en anteriores ediciones, el resultado solo puede calificarse como éxito rotundo tanto en asistencia como en organización.

  

Low Cost 2013. Crónica Domingo 28

CRÓNICA VIERNES 26

CRÓNICA SÁBADO 27

El Low Cost 2013 ha refrescado en nuestra memoria y nuestro paladar recuerdos de veranos pasados. Recuerdos para los sentidos como esa raciones de La Mejillonera, Mrs Gibbons gimiendo sobre el césped húmedo del Budeweiser, el bullicio de la Calle del Coño, la resaca bajo la sombrilla de playa, el polvo –en suspensión :P-  del parking, los paseos entre bizarros rascacielos y que nuestra vajilla, ampliada con nuevos vasos reciclables, o tokens perdidos en el fondo del bolsillo (¿alguna vez os habéis parado a pensar el negocio que supone que la mitad de las 75.000 personas que van a un festival se queden en el bolsillo con un token, moneda, billete, ticket como recuerdo del festival? Multiplicad 1€ o 2€ por varios miles y haréis cuentas…) nos traerá a la memoria durante el largo y duro invierno.

 

Zahara

Abriendo la jornada dominical nos acercamos al Budweiser donde la pequeña gran jienense abría Escenario. Enfundada en un imposible modelito ajustado-espacial de color cítrico, su show gustó tanto como esperábamos algunos y mucho más de lo que esperaban los reticentes. Esta chica tiene algo, algo muy especial y que cada vez va asomando en mayor medida. Tiene duende, tiene fuerza, tiene una gran voz, un gran talento para escribir buenas canciones y en directo lo demuestra sobremanera. Fantástica y emocionante la versión de ‘Lucha de gigantes’ que interpretó junto a Santi Balmes. Pero también tiene hándicaps que uno ya pensaba dejados atrás. Aun no se acaba de sacar esos dejes de chica tonti-pop en, por suerte cada vez menos habituales, tramos de su directo que sobran, como ese mediocre y olvidable ‘Merezco’.  El día que los deje de lado estará a la altura de las más grandes, o incluso por encima, y para nosotros las grandes son Maika Makowski o Nita de FF. Con un gran gusto y background para escoger músicos –fantástica y rockera su banda-, finales como el de ese brutal ‘Camino a L.A.’, a la altura de muy pocas en intensidad y pasión, nunca dejaremos de seguir a la, ahora, rubia vocalista hasta que nos ofrezca el concierto definitivo. Está a punto de conseguirlo.

 

Al terminar el buen concierto de Zahara nos acercamos a ver un rato de la sesión de unos de nuestros Djs favoritos, los TwinDjs, que, como unos campeones, empezaron con la única compañía del asfalto, dada la temprana hora de su actuación, pero que se sobrepusieron y acabaron haciendo bailar a decenas de personas que se acercaron graicias al buen hacer en las mezclas indie-rock de los de Elche. La estampa idílica en el escenario Jägermeister, con el Monte Puig Campana al fondo mientras atardecía fue una de las imágenes del Festival y por eso encabeza esta crónica

 

Glasvegas

La verdad es que la actuación de los escoceses no atraía mucho nuestra atención. En un día en donde lo nacional superaba con creces la propuesta de los de James Allan, aun así nos acercamos a ver que se cocía por el Escenario Budweiser. Y la verdad es que lo que esperábamos, no mucho. Mucha pose, mucho negro, mucha supuesta oscuridad pero un show únicamente correcto. Estrenaron algunas de sus nuevas canciones de su próximo disco LATER...WHEN THE TV TURNS TO STATIC (2013, BMG) pero solo consiguieron llegarnos a mitad de concierto, con su éxito ‘Geraldine’, de largo su mejor tema. Ni la Löfgren tocando su media batería de pie, ni esa pretendida estética rockera que no acompañan de buenas canciones, ni nada de lo que ofrecieron consiguen cautivar. No lo consiguieron con nosotros el año pasado en el BBK Live y esta vez menos aun.

 

L.A.

Y es que además teníamos unas ganas locas de cambiarnos de escenario y no perdernos ni un segundo de uno de los conciertos marcados de rojo en nuestro itinerario lower, que era el de Alberto Segura y su banda. Los mallorquines fueron uno de los grupos mas maltradados en cuanto a horario, en una pinza entre los dos cabezas de cartel del día, Glasvegas y Love of Lesbian. Aun así la asistencia se puede calificar como muy aceptable dadas las circunstancias. Y no defraudaron, para nada. L.A. es una de las bandas más autenticas que pueblan el indie rock nacional, Segura es un pedazo de frontman con una voz privilegiada y la banda está en su mejor momento interpretativo. Y si a eso le unes lo más importante: CANCIONES, todo funciona a la perfección. Sus nuevos temas son más oscuros e intimistas que antaño pero igual de fantásticos, con un sonido americanizado (y es que grabar en un templo como los SoundCity Studios se tiene que notar!) que se plasma a la perfección en las melodías de ‘Under Radar’ o en la canción que da título a su último disco, la desgarrada ‘Dualize’ o ese cañonazo con el cerraron su show que es ‘Outsider’. Y ese mismo cariz le dan a algunos de sus grandes éxitos como ‘Perfect Combination’, ‘Hands’ ‘Stop the clocks’, para el abajo firmante algunas de las más hermosas canciones de los últimos años en el rock nacional, en una vuelta de tuerca que no hace sino enriquecerlas. La potente base rítmica del Dimas Angel, se complementa a la perfección con esa bestia parda de los 6 cuerdas que es el gran Pep Mulet y, cómo no, el Sr. Segura y su inseparable Rickenbacker. Un concierto que, gracias a la complicidad banda-público, se convirtió en el más especial de la jornada y del que salimos con la sonrisa dibujada en el rostro.

 

Love of Lesbian

Si el viernes comentábamos que Lori Meyers jugaban en las grandes ligas los de Barcelona van un paso más allá. Lo suyo es directamente de Champions League. Y si no bastaba con haber cogido el relevo de Vetusta Morla en el cetro del Indie mainstream, ahora, con la publicidad de cierta marca de cerveza –y, por qué no decirlo, la polémica de la paella- están llegando a público insospechado hace un tiempo. Hubo un tiempo en que ver un concierto de LoL era una experiencia apasionante. Algunos llegamos a superar la docena de conciertos en alguna gira. A día de hoy, un concierto de dos horas, como el que ofrecieron en Benidorm se hace algo cuesta arriba. Han perdido inmediatez y frescura. Y la bajada de revoluciones de su último disco también lastra su directo. La manera de interpretar un tema anteriormente tan enérgico como ‘Allí donde solíamos gritar’ es una clara muestra de ello. A los que llevamos más de una treintena de conciertos de los barceloneses en nuestras espaldas, y es algo que hemos comprobado en la mayoría de los de nuestra calaña, hace tiempo que nos sobra la mayoría del segmento bufón que existe en un concierto de Love of Lesbian. Entendemos un ‘Me amo’ (único tema que se permitieron tocar que no fuera de sus dos últimos discos. Algo insuficiente para la larga duración del concierto), un ‘John Boy’, un ‘Algunas plantas’, pero sacrificar temazos serios de la banda de la envergadura de ‘Noches Reversibles’, ‘Incendios de nieve’, ‘Houston, tenemos un problema’, “Universos infinitos”, “Música para ascensores” (.. la lista sería interminable….) por mediocridades más propias de una charanga como ‘Miau’ ‘Pizzigatos’ nos resulta poco comprensible. Bueno, rectificamos, viendo la dimensión que ha alcanzado la banda y el llenazo absoluto que registró el Escenario principal durante las dos horas de concierto lo comprendemos a la perfección. Y ojo, que no se piense mal, nos alegramos y mucho del éxito de los catalanes. Se lo merecen. Después de más de una década de vida de furgoneta, un puñado de discos increíbles, años de pluriempleo para poder continuar con su carrera musical y ser banda sonora de muchas de nuestras vivencias, se lo merecen más que nadie. Pero, para muchos, sus conciertos han perdido parte de la magia de antaño. Aun así, ver a Santi Balmes con el don de manejar a las masas con esa maestría, comprobar la increíble definición en el sonido que han conseguido alcanzar o erizarse el vello al disfrutar de escalofriantes interpretaciones de ‘1999’, ‘Wio’ o ‘Segundo Asalto’ es un verdadero placer. Sin embargo lo que antes era una experiencia cuasi religiosa se ha convertido en poco más que un puro trámite.


 

Standstill

La actuación de los barceloneses se resintió, al igual que L.A., de su solapamiento entre Love of Lesbian y Alaska. Y es que una propuesta tan enrevesada y particular como el de la banda catalana no siempre encuentra su mejor ubicación en medio de un festival veraniego del caracter del Low Cost. Y eso repercutió en el escaso público con el que comenzó su show, presentando su espectáculo "CENIT", con crudas proyecciones que tuvieron su tiempo de ajuste y produjo algún pequeño retraso. Con una escenografía sacra y clerical desgranaron su nuevo disco DENTRO DE LA LUZ (2013) intercalando, suponemos que por eso de estar en un festival, algún que otro tema de anteriores discos como 'Adelante Bonaparte' o '¿Porqué llamas a estas horas?' Su directo sigue basándose en la épica de sus melodías aunque su lírica no siempre acompañe, de esa manera que no sabes si sus letras son ultraprofundas o una tomadura de pelo. Musicalmente pueden agradar mas o menos, pero su calidad y talento es innegable, y su sonido perfecto, como grandes músicos que son, aunque el resultado a veces resulte algo difuso. Por lo menos la conceptualidad y la introspección del show consiguió que nos nos quedáramos sordos, como hace dos años en el mismo escenario, en un concierto, aquel, que se les fue de las manos. Seguimos intentándolo con esta banda, a ver si algún día consiguen convencernos.

 

Fangoria

Y si el Festival mas Kitsch buscaba su cierre idóneo, la banda de Alaska resultó ser ideal para tal tarea. Hubo un día en que la banda liderada por la diva y Nacho Canut se erigían como la banda de pop electrónico y petardo más importante del país. Puestas en escena cabareteras y un puñado de grandes canciones los convertían en referencia indiscutible de la escena. Algo de eso se ha perdido. El cabaret casi no existe. Y la clase de antaño se debilita. Es verdad que las canciones siguen ahí. Y es que un set donde aparecen temazos como ‘Perlas ensangrentadas’, ‘Ni tu ni nadie’ ‘Retorciendo palabras’ siempre ofrece buenos momentos. Y si a eso le sumamos que temas de su reciente CUATRICOMIA (2013) como ‘Tormenta Solar perfecta’ ‘Desfachatez’ se amoldan a la perfección en su actual setlist, consiguen que no todo se desmorone. Pero el envoltorio que rodea a todo ello es, cuando menos, inquietante. No solo se trata que ver a mujeres recauchutadas bailando con querubines mazas y haciendo espectáculos de Peep Show cada vez con menos clase, resulte a veces sonrojante, ni que Alaskacada vez parezca más cansada para estos trotes. Es que el fenómeno Alaska y Mario parece que está a punto de tragarse la leyenda que Olvido Gara lleva forjando décadas. Y es una pena. Porqué el Sr. Vaquerizo es un personaje básicamente mediocre y parasitario que la televisión ha encumbrado al nivel de estrella. Y que puede que esté haciendo entrar cash a las arcas de la Factoria Fangoria pero que, desde nuestro punto de vista, está dañando la imagen de la hispanomexicana. El fenómeno Vaquerizo se puso de manifiesto en la despedida, cuando, en propias palabras de Alaska, “robó” los minutos finales del show, con la artista en un clarísimo segundo plazo mientras Mario y una de sus Nancys Rubias interpretaban su archiconocido ‘Me encanta’. Nos encantó ver un montón de parejas gayers reinando en la hierba del Guillermo Amor, otra cosa es ver como un reality-show, que no es más que telebasura, está conquistando a una audiencia de un nivel cultural supuestamente medio-alto, desvirtuando la leyenda de Fangoria y Alaska.

 

 

Tras una aburridísima sesión de Simian Mobile Disco y, en cambio, una destroyer de los BuffetLibre Djs¸ nos despedimos del recinto del Low Cost por esta edición 2013. Aun nos quedaba el cierre el día siguiente, con una prometedora y atractiva fiesta de despedida en la Playa. Pero eso es otra historia, que será contada en su debido momento…

 

(CC) CRÓNICA Y FOTOS: Xandre RL (@XandreRL) y Rosita Vedder, 2013

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd