03-12-2016

Crónica IndieGentes: Ocean Colour Scene, 01-Diciembre-2016 @Festival Mil-lenni - Apolo [Barcelona]

En la barcelonesa Sala Apolo, los de Birmingham celebraron por todo lo alto el 20º aniversario de su disco más atemporal, dentro de la programación del Festival Mil.lenni

 

Pasaban unos minutos de las 9 de la barcelonesa  noche de jueves cuando Steve Cradock, Simon Fowler, Raymon Meade y Oscar Harrison aka Ocean Colour Scene saltaban a las tablas de una Apolo llena en 3/4 partes y con una amplia representación de la colonia británica de la ciudad Condal entre el público. Fue en ese momento cuando nos dimos cuenta que en la batería, en vez del ébano de Harrison y su groove habitual nos encontramos con su némesis, el casi albino Tony Coote, de la banda en solitario de Cradock que, en un tiempo récord, había sustituido al batería original de los británicos, aquejado de dolores de espalda tras el concierto del día anterior en Madrid.

 

Una desganada y atropellada Daytripper de sus compatriotas The Beatles fue el extraño y prescindible comienzo que, además, lastró el tempo inicial de un himno como The Riverboat Song, que fue ganando enteros hasta enlazar con el segundo cañonazo de la noche, The Day We Caught The Train, en uno de los momentos más esperados de la velada. Con las primeras filas entregadas y el resto aun intentando meterse en materia se fueron, así, en un instante, casi sin darnos cuenta, dos de los instantes cumbres de la noche. 

 

Ese es uno de los problemas de tocar un disco íntegro y en su orden habitual, que los singles se suelen agrupar en el comienzo y cuando nos quisimos dar cuenta, estábamos un poco fríos por el tempo pausado de la parte de central de MOSELEY SHOALS, un disco que quizás no podamos catalogar como no clave, pero si reconocible de aquella hornada que arrasó en los charts europeos a mitad de los 90, en plena ola brit-pop, y que este año cumple 20 años. Ahí es nada. No fue hasta You've Got It Bad que se recuperó el buen pulso de un concierto que, por momentos, discurría bajo las pinceladas de psicodelia que el wah-wah de la guitarra Cadrock, el miembro más en forma de los de Moseley, repartía.

 

Una vez terminados la docena de temas del larga duración homenajeado el show se vio completado por un puñado de temas de todas sus épocas, donde, claro, sobresalieron por encima del resto, los.hits de MARCHIN' ALREADY, su otro gran disco, Get Blown Away, Travellers Tune o Hundred Mile High City fueron lo mejor de esta segunda parte de un concierto que evidenció que las grandes canciones pop de los británicos sobreviven un poco mejor que el estado físico de alguno de los miembros, sobre todo un fondón Fowler que, a pesar de que su voz se mantiene en un estado digno, su talante, un poco desganado y pasota, pone de manifiesto que, para Simon y compañía, parece que ha podido pasar su mejor época. El abajo firmante se queda con aquel enérgico y saltarín concierto de la primera vez que los disfruté, en la arena del primitivo emplazamiento del Sonorama arandino. Las siguientes veces ha ido decreciendo, tanto en la banda como en un servidor, la intensidad de un directo aun así todavía recomendable gracias a un sólido repertorio.

 

 

2016 11 DICIEMBRE Ocean Colour Scene @Apolo

 

(CC) CRÓNICA y FOTOS: XANDRE RL (  @XandreRL ;   XandreRL)

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd