06-06-2017

Crónica IndieGentes: Rufus Wainwright, 05-Junio-2017 @Jardines de Pedralbes [Barcelona]

Como si de un duelo a dos se tratase, el estadounidense-canadiense y el fantástico recinto de Pedralbes jugaron anoche a descubrir quién era capaz de ser más preciosista.

 

El entorno regalando formas, rincones, luces indirectas, fachadas imposibles, trampantojos sorpresivos y todo ello en una noche agradabilísima, aun sin el bochorno del cada vez más madrugador estío mediterráneo, y con una cómoda brisa que con un simple jersey o chaqueta era suficiente de soportar. 

 

Y Rufus a lo suyo. Tirando de su (extensísimo) repertorio, abriendo con joyas como “Grey Gardens” o “Vibrate”, que intercaló con temas menos habituales como ese "Les feux d'artifice t'appellent", aria que cerraba su primera ópera o “A Woman's Face”, su versión del Soneto 20 de Shakespheare, y junto a clásicos a la guitarra como “Gay Messiah”, “Out the game” o “Jericho”, demostrando que, aunque no domina este instrumento como el piano, es un buen complemento que hace el concierto más dinámico y variado.

 

 

Y lo suyo, además de la elegancia y la clase, también es la elocuencia y la simpatía. Prácticamente cada interludio entre canción es motivo para una anécdota, pensamiento o comentario, sobre Trump, sobre el Papa, sobre masajes dados por jovencitos de Sant Cugat sin apenas idea de inglés, sobre su marido, sobre su padre (preciosa “Dinner at Eight”), sobre el cáncer (sobrecogedora “I'm Going in”) o sobre que si a María Callas la llamaban "la divina" a él le gustaría ser recordado como "lo escandaloso" (sic)

 

Una de las sorpresas de la noche corrió a cargo de la excelencia a las seis cuerdas del extraordinario guitarrista clásico Pau Figueres, que acompañó a Wainwright en una espectacular interpretación de "Barcelona". A partir de ahí, ya sin descanso, siempre hacia arriba, "Beauty Mark", "Candles" (bufff, ese final a capella) o "Cigarrets and chocolate milk" para cerrar el set. Y no bajar ni un ápice el listón, con un bis extraordinario: una emocionante "Going to a town" para empezar, una épica "Poses" para terminar. Y en el medio, es posible que el 99% de nosotros nunca hayamos sido tocados por la varita de la suerte de haber presenciado a Jeff Buckley interpretar en directo la, quizás, mejor versión de la historia, pero lo que Rufus Wainwright hace con el “Hallelujah” de Cohen es lo más parecido a la perfección.

 

 

 

 

(CC) CRÓNICA y FOTOS: XANDRE RL (  @XandreRL ;   XandreRL).

IndieGentes 2017

DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd