20-08-2013

Crónica Sonorama (I): Jueves, 15 de Agosto

La jornada inaugural del Sonorama 2013 tuvo tres protagonistas: El final del show de Pasajero en la Plaza del Trigo, la D.O. 100% Rock’n’Roll del Loco y el calor. Indiegentes no ha faltado a la cita y te lo cuenta todo.

 

Crónica Sonorama (I): Jueves, 15 de Agosto

 

CRONICA VIERNES 16 

Un año más, y ya van diez, nuestro camino, justo durante el ecuador del mes de agosto, nos lleva hasta Aranda de Duero. Es un rito, una costumbre, una tradición que esperamos que podamos, como mínimo, seguir llevando a cabo durante diez años más. Eso significará que, tanto nuestra salud y nuestra economía como la del Festival arandino, estarán en plena forma. El Festival del Ribera del Duero, del lechazo, de la Plaza del Trigo, de la del Rollo, en definitiva, la fiesta más especial del verano indie nacional no se celebra (como dijo en la rueda de prensa de valoración, el pope del evento, un emocionado Javier Ajenjo) “ni en Madrid, ni en Barcelona, ni en la playa, sino en el centro de Castilla”.

 

Empezamos nuestro Sonorama bien temprano. Las primeras luces empezaban a iluminar el 15 de agosto cuando nos montamos en nuestro coche camino de la villa burgalesa. Nuestro objetivo era bien claro: devorar los varios cientos de kms de carretera para llegar al show con el que PASAJERO cerrarían el primer pase matutino del festival. Y así fue. Justo a la hora acordada pusimos pie en tierra en las calles empedradas de Aranda. Un año más nos saludó la hermosísima fachada de la Iglesia de Santa María, indicándonos nuestra meta: La Plaza del Trigo. Llegar a esta, ya emblemática, plaza, que tanto significa para los que amamos el pop y el rock nacional, hace que cada año nos recorra un escalofrío por la espalda. Allí se han vivido grandes momentos y recordadísimos conciertos, como los de Supersubmarina o Dinero, aquel que lo empezó todo, el de Vetusta Morla, un mágico agosto del 2008 creando el slogan de este lugar: “Escenario principal!!!”, o la brutal descarga de Havalina del año pasado. Y este 2013, con el concierto de los madrileños, pareció cerrarse un ciclo que encerraba a estas dos últimas bandas junto con Pasajero. Para ser el mediodía de la primera jornada, la del Trigo era una plaza que presentaba un aspecto no abarrotado pero sí con una afluencia de público increíble. El concierto de los de Daniel Arias y los suyos fue emocionante, tanto desde el punto de vista de la banda, con la pasión a flor de piel, como de los asistentes, contagiados de dicha pasión. Su directo es contundente, potente, con momentos épicos como la inicial ‘Perdóname' , un fantástico tema nuevo de nombre ‘Subterránea’ (si no lo cambian) o las brutales ‘La copia de otra copia’ o ‘Borro mi nombre’, que puso a saltar y a gritar sin vuelta atrás a los cientos que allí estábamos, en una fiesta de rock duro que sólo Havalina repetiría en la jornada de clausura, ya en el recinto. Pero el momento mágico que mencionábamos, el que cerró ese círculo abstracto que algunos nos trazamos, fue el cierre del show con una emocionante ‘Autoconversación’ que contó con la colaboración a la salvaje percusión, primero de Javier Couceiro de Havalina, al que se le unió más tarde Jorge González de Vetusta Morla. El grito final a una, banda y público, fue fiel reflejo de lo que allí ocurrió: “Y lo demás no importa”.

 

 

Después de ciertos avatares logísticos que nos impidieron asistir antes, continuamos nuestra crónica ya en el Recinto Ferial donde llegamos justitos para poder ver un concierto que no queríamos perdernos, como era el de SOLEÁ MORENTE Y LOS EVANGELISTAS, el espectáculo que conjunta a dos grandes de la escena indie granadina y nacional como son Los Planetas y Antonio Arias de Lagartija Nick, con la hija pequeña del gran maestro Enrique Morente,tristemente desaparecido hace ya más de dos años. Todo empezó en el homenaje sónico que se le tributó al maestro Morente y que acabó en este proyecto. El resultado es irregular. Hubo ocasiones en que a uno se le pusieron los pelos de punta, e incluso se sobrevino el espíritu de aquel maravilloso “OMEGA”(1996), pero existen muchas sombras. La primera de ellas es que el sonido no acompañó y los momentos desafinados fueron mucho más numerosos de lo esperado. La presencia de J a las voces es testimonial y cuando aparecieron lo hicieron de manera discordante. Y, sobre todo, Soleá parece queha heredado parte del talento de su padre pero no en la dosis suficiente, o todavía no lo ha explotado como debe. Parece que gran parte de ese talento se lo quedó su hermana Estrella. Nunca encontró, vocalmente, su sitio, y a pesar de que no se le puede reprochar la entrega y pasión con la que actúa, musicalmente el concierto resultó poco inspirado. Solo Arias cumplió con un aprobado justito. Es el riesgo de jugártela con un legado tan abrumador.

 

 

Todo lo contrario nos ocurrió con el Loco. Jose María Sanz Beltrán, LOQUILLO, también cuenta con un legado, esta vez propio, abrumador. Y sabe defenderlo como pocos. En un espectáculo que es un autohomenaje, recorrió su carrera acompañado de un buen puñado de amigos, demostrando que lo suyo, en tierras de D.O. Ribera del Duero, es Denominación de Origen 100% R’n’r. No faltó ninguno de sus clásicos interpretados con la chulería, clase, elegancia y actitud que corresponde. La de un grande. Pero sobre todo, apoyado en una banda sensacional, fantástica, en imagen pero sobre todo en sonido, con esas guitarras dobles e incluso triples llenándolo todo. Brutal. Arrancó, una tras otra, con ‘Rock and Roll actitud’, ‘El rompeolas’, ‘Feo, fuerte y formal’ o ‘La mataré’, para después empezar a hacer subir a su pléyade de invitados y recordar que hace 30 años de “EL RITMO DEL GARAJE”(1983) y no sonrojarse diciendo que ese disco marcó a muchos de los músicos de este país. The New Raemon¸ paisano, para rendir homenaje con una correcta ‘Barcelona Ciudad’, la gente de Maga para otro aprobado con ‘Pégate a mí’, para terminar este tramo de bandas influenciadas con una bizarra y digna de karaoke ‘Rock and Roll Star’,con un Antonio Luque de Sr. Chinarro a su bola por el escenario, como si no fuera con él, y los anteriores a los coros. El mejor homenaje a este mítico disco llegó al final, cuando subió el que realmente faltaba, Sabino Méndez, alma mater junto al Loquillo de aquel disco y de la mejor parte de su carrera, y según el Loco “compañero de chicas, drogas y hoteles destrozados”,junto al cual puso en pie a todo el Sonorama a base de lo que más importa: CANCIONES. ‘El ritmo del garaje’ y ‘Cadillac Solitario’. Ahí es nada. En un festival, una escena, donde la actitud y el carisma muchas veces no parecen importar demasiado, el Sr. Sanz Beltrán suma casi tanto de esto como todo el resto de compañeros de cartel juntos.

 

 

BELLE AND SEBASTIAN clavaron el concierto que habíamos podido presenciar dos semanas atrás en el Low Cost Festival. Su concierto va a lo seguro y resulta entretenido aunque falto de emociones que lo hagan imprevisible y diferente. Los mismos tics que en Benidorm, sin que ello signifique algo negativo: el intento de comunicarse en castellano, un trabajo vocal y grupal de 12 personas sobre las tablas impecables, las ganas de hacer bailar a todo el respetable, la invitación a bailar encima del escenario a un puñado de fieles y sus clásicos uno tras otro y prácticamente en el mismo orden ‘I’m a cuckoo’, ‘Another sunny day’, ‘To be myself completely’ o ‘The boy with the Arab Strap’. La actitud y la propuesta del pop luminoso de Stuart Murdoch y los suyos es muy respetable y garantiza diversión y hedonismo a lo largo de toda su actuación.

 

 

Y como los festivales indies son así, los gallegos TRIANGULO DE AMOR BIZARRO suponen la antítesis de los dos anteriores. Absolutamente nada del sonido limpio y blanco de los escoceses y cero de pose rockera y actitud de crooner del Loco. Vienen presentando “VICTORIA MISTICA” (2013), su último larga duración, que intercalan con algunos de sus éxitos anteriores como el coreado ‘De la monarquía a la criptocracia’. Lo suyo sigue siendo una oda al ruidismo y a la distorsión, en un cóctel de alto voltaje que ahuyentó a muchos e hizo a bailar y botar a otros tantos. El noise por el noise que encanta a algunos y, en cambio, otros desprecian.

 

 

Nuestra primera jornada terminó con el cierre del escenario principal a mano de la banda afincada en Barcelona MENDETZ. Temíamos un poco el sonido en directo de los de Stefano Macarrone y los suyos, pero el synth-pop de los catalanes sonó casi perfecto, y nos hizo sacar las pocas fuerzas que nos quedaban, después de las casi 20 horas que llevábamos on fire, para los últimos bailes. No faltaron algunos de sus míticos temazos más bailongos como ‘Future Sex’ o ‘Maximo Trufatto’ y su habitual versión, de los mas bailado del show, del clásico de Gala ‘Freed for Desire’. Una divertida forma de terminar el primer día.

 

 

El resumen de esta primera jornada no es otro que constatar que cada vez que ponemos nuestros pies en Aranda, y ya van diez, una serie de sensaciones afloran. La más habitual es la agradable incertidumbre de que algo especial puede pasar en cualquier momento. Y eso es solo posible porque Sonorama Ribera es especial, con un ambiente inmejorable gracias al respeto y al buen rollito de todo el que se deja caer por allí, incluidos, cómo no, los propios arandinos. Mención especial para Protección Civil de Aranda que nos salva cada año de morir achicharrados bajo el sol en la plaza del Trigo gracias a sus riegos salvadores. Dejemos a un lado lo negativo, como el cansancio que siempre se acumula en el –casi– último festival del verano, el extremo calor un año más o algunos problemas logísticos con las monedas del Festival que solventó el propio Javier Ajenjo, director del Festival, a base de un butrón.  Ahí queda eso. Y con que nos quedamos con las ganas de ver a muchos de los grupos que tocaban ese día, por la energía con la que cogimos las plazas del pueblo, el delicioso vino de Ribera y por el cansancio del viaje, aunque todo no se puede. Ni Egon Soda, ni Luis Brea, ni los Tiki Phantoms, ni Jaime Urrutia , ni Mucho, ni los comentadísimos Autumn Comets, ni Eme DJ (live) junto a Bravo Fisher. Sniff. Quedémonos con los momentos mágicos, como ese círculo cerrado en la Plaza del Trigo entre Vetusta Morla-Havalina-Pasajero, la clase y la elegancia macarra y chulesca de El Loco o terminar bailando al ritmo de los Mendetz, que aún quedaba mucho Sonorama.

 

(CC) CRÓNICA Y FOTOS: Xandre RL ( T: @XandreRL ) y Rosita Vedder

Our website is protected by DMC Firewall!